Reuters 163
Reuters 163

La policía belga debió contener a cientos de manifestantes este domingo en el centro de Bruselas, luego de que ignorasen el llamado oficial para posponer las marchas en solidaridad por las víctimas de los atentados terroristas del pasado martes.

Para contener a los casi 450 protestantes, los oficiales debieron utilizar cañones de agua.

 Reuters 163
Reuters 163

Los manifestantes se acercaron al frente del edificio de la Bolsa, en el que se depositaron coronas y flores como tributo a las víctimas. Allí chocaron con la policía de Bruselas.

La prensa local informó que muchos de los movilizados eran nacionalistas de extrema derecha, quienes gritaban consignas de vehemente denuncia contra el Estado Islámico, grupo terrorista que se adjudicó los ataques que dejaron 31 muertos y centenares de heridos.

 Reuters 163
Reuters 163

Incluso se pudo observar a algunos de ellos realizando gestos nazis.

LEA MÁS:

Una pancarta rezaba con tono desafiante: "Unidos contra el Estado Islámico".

Policías antidisturbios con escudos cercaron a los manifestantes, empujándoles lentamente a una calle en la que los dispersaron con cañones de agua.

 Reuters 163
Reuters 163

El primer ministro belga, Charles Michel, condenó las manifestaciones. "Es del todo inapropiado que los manifestantes hayan perturbado la reflexión pacífica en la Bourse (la Bolsa)".

"Condeno con fuerza estos disturbios", agregó el funcionario, según la agencia de noticias Belga.

 Reuters 163
Reuters 163

El alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, tildó a la multitud de canalla y dijo que habían llegado a Bruselas desde otras ciudades, en particular de Antwerp.

"Estoy en shock por lo que ha sucedido, ver que esos canallas hayan venido aquí a provocar a la gente en su lugar de homenaje", apuntó.