Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Sociedad domingo 27 de marzo 2016

Flores: volvía de bailar, bajó del taxi y la violaron

La víctima fue atacada por tres hombres cuando descendió del vehículo. Su mamá no descarta que la hayan drogado dentro de un boliche de Palermo

domingo 27 de marzo 201615:00
Crédito:

Una joven de 21 años denunció haber sido violada el viernes pasado cuando bajó de un taxi en Flores. La víctima contó que a eso de las 8 de la mañana salió del boliche palermitano Acqua (en Niceto Vega al 5500) y tomó un taxi que la dejó sobre la avenida Avellaneda, en Caballito, ya que tenía previsto quedarse a dormir esa noche en la casa de una amiga. No obstante, fue interceptada por tres delincuentes que primero le robaron y luego uno abusó sexualmente de ella.

El hecho fue denunciado el sábado a la mañana, cuando la víctima se presentó en el Sanatorio Los Arcos y la guardia médica dio intervención a la Policía Federal. Allí, la joven recibió el tratamiento médico adecuado y fue además interrogada por efectivos policiales de la comisaría 31.

La versión policial indicó que la joven sufrió "abuso deshonesto con acceso carnal" y que estaba en "total estado de alcoholización", lo que luego fue desmentido por su madre. La mujer insinuó que pudo haber sido drogada en la disco con algún trago porque la joven "estaba desorientada". Sin embargo, tal dato no pudo ser hasta el momento comprobado ya que no se halló vinculación entre el local bailable y el hecho.

"Ella salió el viernes a la noche a bailar con amigos, a tomar algo a un bar. Me dice que de ahí salió casi de día y tomó un taxi a Caballito porque iba para allá a dormir a lo de una amiga", relató a Crónica TV la madre de la víctima.

De acuerdo a la denuncia, la pasajera se quedó dormida en el trayecto y descendió del taxi en avenida Avellaneda, aunque no recordó a qué altura por posibles efectos del alcohol. Allí, fue abordada por tres hombres que iban en un auto Renault blanco. La joven precisó que los hombres primero le robaron sus pertenencias y luego uno abusó de ella.

"No recuerda mucho. Se bajó mareada y desorientada del taxi. Me llama la atención porque sí había tomado algo de alcohol, pero no estaba borracha", indicó la madre. Y agregó: "Mi hija no sabe explicar por qué descendió del taxi tan lejos de la casa de su amiga"."Ella me dice 'Mamá, estaba muy desorientada, estaba distinta'. Ella es una chica grande, que sale con amigos a tomar como algo normal. No es alguien que no conozca Buenos Aires, que salga poco y no conozca los barrios", relató la mujer.

Respecto de cómo se produjo el ataque, Inés contó que su hija caminó algunas cuadras por Avellaneda hasta que la abordaron tres hombres jóvenes a punta de pistola y con arma blanca. "Le sacaron la billetera y la sometieron (sexualmente) en ese lugar", dijo la mujer. Tras el ataque, la joven quedó traumatizada y estuvo un rato deambulando por la calle.

"No terminaba de saber dónde estaba y, además, acababa de ser ultrajada de la peor manera. El shock no la dejó hacer otra cosa. No sabía qué hacer", expresó Inés. En tanto, las fuentes policiales señalaron que la joven se dirigió hasta una estación de servicio cercana, donde pidió a un empleado usar el teléfono del lugar para poder llamar a un amigo, quien finalmente la acompañó hasta el Sanatorio Los Arcos donde fue radicada la denuncia.

Por su parte, Inés relató que luego de pedir ayuda en una verdulería y en la estación de servicio, su hija se contactó con ella y su familia, y que posteriormente la obra social la atendió muy bien y se le practicaron todos los estudios médicos de rigor. Consultada acerca de la posibilidad de que pueda identificar a los agresores, la madre explicó: "No los podría reconocer visualmente por sus rostros. Sí me dijo que eran tres hombres jóvenes y que provenían de un barrio de emergencia o una villa".

"Espero que la justicia y la Policía obren como corresponde y que estos tres cobardes terminen donde tienen que terminar y no entren por una puerta y salgan por la otra", indicó la mujer.

La denuncia de esta joven quedó a cargo del fiscal en lo Criminal de Instrucción 10 porteño, Julio Roca, quien dispuso la intervención del personal de la Oficina de Violencia Sexual, de un médico legista y el secuestro de las prendas íntimas de la víctima para su posterior análisis. Los peritos realizaron ayer distintas tareas en procura de determinar el posible lugar de los hechos y también localizar testigos de lo ocurrido.

En ese sentido, la madre de la joven dijo que le resultaría raro que nadie haya visto nada a plena luz del día y por eso pidió que si alguien vio algo se acerque a la familia y los ayude. "Uno cree que no le va a pasar hasta que le pasa y el dolor que ella tiene es para siempre, pero la manera de curarlo es empezar a decirlo sin vergüenza. Tenemos que ayudarnos entre nosotros, me parece que no hay forma de que esto cambie", concluyó.

Ver más:

,
DyN

Comentá