Buscar en Infobae

Internacional miércoles 23 de marzo 2016

Una historia increíble: el hincha que se salvó de los atentados en Bruselas por Rosario Central

Facundo Burgos tenía un pasaje en tren para viajar a la estación de Maelbeek, uno de los focos que los terroristas atacaron en Bruselas. Pero por Rosario Central tuvo una increíble chance de salvar su vida. CONOCÉ LA HISTORIA

miércoles 23 de marzo 201616:24
Crédito:
Es una de esas historias mágicas en medio de la angustia. Entre tantas imágenes de violencia que capturan las pantallas del mundo, el amor venció al odio. O aunque esa le ganó una batalla. La pasión por el fútbol de Facundo Burgos le salvó la vida. Le dio una posibilidad más de seguir disfrutando. Una oportunidad que marcará el resto de su camino.

Con 23 años, este rosarino decidió comenzar una travesía por Europa en marzo y el punto de inflexión llegó en Gante, una ciudad que está situada a mitad de Brujas y Bruselas, dos de los sitios más conocidos de Bélgica.

Facundo tenía un boleto en tren para recorrer los 60 kilómetros para llegar a la estación de Maelbeek por la mañana del martes. Los terroristas que sacudieron el mundo planificaron ese sitio, en esa franja horaria, como uno de los puntos para llevar a cabo su atentado que dejó 34 muertos y 200 heridos.

Facundo tenía boleto de tren para llegar por la mañana a la estación de Maelbeek, uno de los puntos en los que atacaron los terroristas

La madrugada de ese mismo martes encontró a este fanático de Rosario Central siguiendo las acciones de su equipo contra Sarmiento de Junín en búsqueda de la punta. El triunfo canalla terminó alrededor de la 2 de la mañana de Bélgica, a casi seis horas de producirse los atentados en Bélgica.

"La noche del lunes, mientras nuestro equipo buscaba defender la punta del torneo, me encontraba en Gante, donde seguía desde una computadora lo que sucedía en Arroyito", explicó Burgos al sitio oficial del club, donde también contó que su periplo incluyó Barcelona, Praga, Berlín, Viena, Budapest, Ámsterdam y Brujas.

El despertador sonó y el fanático de Central nunca lo escuchó, por lo que no llegó a levantarse para tomar el tren que lo depositaría en el punto exacto de los ataques terroristas. Al levantarse y conocer la noticia, tuiteó con asombro su mirada: "Central hoy me salvó la vida. Si no me hubiera quedado hasta tarde mirando el partido ayer, hoy estaría muerto. Gracias por tanto. Nunca voy a llegar a etender por qué hoy no morí...". Una historia de película.

LOS TUITS DE FACUNDO
Embed

Comentá