Buscar en Infobae

América Latina miércoles 23 de marzo 2016

"Hora de irse": la dura portada de 'The Economist' que pide la salida de Dilma Rousseff

La revista británica consideró que la mandataria de Brasil "debería renunciar antes de ser expulsada". Pero consideró que el juicio político es "injustificado". "Temer podría encabezar un gobierno de unidad nacional", señaló

miércoles 23 de marzo 201612:06
The economist dilma rousseff tapa SF
"Hora de irse" es el título de la portada de 'The Economist'

En una dura portada, la revista británica The Economist pidió la salida de la "deslucida" presidente de Brasil, Dilma Rousseff. "Es hora de irse", titula la publicación, en la que señala que la mandataria "debería renunciar" debido a la crisis política y económica que vive el país, al escándalo de corrupción de Petrobras, a su caída de popularidad y al aumento del desempleo.

"Hasta ahora, la legitimidad obtenida en las elecciones de 2014 estaba intacta, y ninguna de las acusaciones en su contra justificaba su destitución", dice el artículo, que no lleva la firma de ningún periodista o analista. Y continúa: "Pero ahora ha perdido su credibilidad".

"La designación de Lula por parte de Rousseff parece un intento burdo de frustrar la acción de la Justicia"

"La designación de Lula por parte de Rousseff parece un intento burdo de frustrar la acción de la Justicia. Incluso si eso no fuera su intención, sería su efecto. En ese momento, la presidente optó por los estrechos intereses de su tribu política por sobre el Estado de derecho. Por tanto, se ha hecho a sí misma incapaz de seguir siendo presidente", sentencia la revista.

lula da silva dilma rousseff 1920 asuncion ministro.jpg
El semanario evalúa que "el modo en que debe abandonar el Planalto importa mucho". "Seguimos creyendo que, en ausencia de prueba de la criminalidad, el impeachment contra Rousseff es injustificado. El proceso en su contra en el Congreso se basa en acusaciones no probadas acerca de que usaba trucos contables para ocultar el verdadero tamaño del déficit presupuestario en 2015", recala.

Sin embargo, considera que "esto parece un pretexto para expulsar a una presidente impopular. La idea, presentada por el titular de la comisión de juicio político, de que los congresistas que deliberan sobre el destino de Rousseff van a escuchar 'a la calle' sentaría un precedente preocupante. Las democracias representativas no deben regirse por las protestas y los sondeos de opinión".

brasil protestas corrupción 1920 (2).jpg
Es por eso que la revista considera que hay tres formas de que la jefa de Estado abandone el poder "sobre bases más legítimas". "La primera sería la de demostrar que obstruyó la investigación de Petrobras", sostiene The Economist.

"Una segunda opción sería que una decisión del Tribunal Electoral de Brasil llame a una nueva elección presidencial. Eso se puede hacer si se encuentra que su campaña de reelección en 2014 fue financiada con sobornos canalizados a través de los ejecutivos de Petrobras. Pero la mejor forma y la más rápida sería que Rousseff abandonara el Planalto renunciando antes de ser expulsada", afirma.

LEA MÁS:
Embed
"Su partida ofrecería a Brasil la oportunidad de un nuevo comienzo. Pero la renuncia de la presidente no resolvería por sí misma muchos problemas subyacentes de Brasil –admite The Economist–. Su lugar sería inicialmente tomado por el vicepresidente, Michel Temer, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño".

"Temer podría encabezar un gobierno de unidad nacional, incluyendo a los partidos de oposición, que, en teoría, podrían ser capaces de embarcarse en las reformas fiscales necesarias para estabilizar la economía y cerrar un déficit presupuestario que está cerca de 11% del PIB", señala.

Comentarios