Buscar en Infobae

Mundo martes 22 de marzo 2016

La Guardia Revolucionaria exige un papel más importante en la economía de Irán

Un general de las Fuerzas Armadas instó al presidente Hassan Rouhani a respetar la propuesta del ayatollah Khamenei de comenzar una "economía de resistencia" e impedir la inversión extranjera

martes 22 de marzo 201619:32
Crédito:

Un miembro de alto rango de la Guardia Revolucionaria de Irán instó este martes al gobierno de Hassan Rouhani a inclinarse hacia la propuesta del ayatollah Alí Khamenei para una economía autosuficiente y dijo que la Guardia quería jugar un papel más importante para que esto suceda.

El ayatollah, la figura más poderosa del país persa, llamó a una "economía de resistencia" el domingo pasado tras decir que las políticas de Estados Unidos para restringir los negocios con Irán habían socavado los beneficios económicos que generó el levantamiento de las sanciones internacionales.

Sus comentarios significaron un desafío para el presidente Hassan Rouhani, arquitecto del acuerdo nuclear de 2015 que llevó a la reducción de las sanciones, quien ha intentado atraer la inversión extranjera y abrir los mercados de Irán.

"El principal destinatario (del discurso de Khamenei) para la economía de resistencia es el Gobierno", declaró el general de brigada Masoud Jazayeri, subjefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, citado por la agencia de noticias Fars.


Iran ayatollah Khamenei soldados 1583 2
El ayatollah Khamenei junto a soldados de la Guardia Revolucionaria de Irán

Jazayeri es un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica, poderosa facción militar que controla un imperio de negocios y cuyos intereses económicos podrían verse amenazados por el aumento de la competencia del exterior. "Las Fuerzas Armadas están listas para jugar un papel significativo en la economía de la resistencia y en la aplicación de las propuestas del líder supremo", dijo.

Jazayeri añadió que Rouhani debería ver los "logros de la Guardia en la creación de misiles balísticos avanzados como un proyecto económico, algo que deja en evidencia que Irán no necesita inversiones extranjeras para el éxito".

Cualquier aumento en la economía de la Guardia podría hacer de Irán un mercado de mayor riesgo para los inversores extranjeros, ya que muchos de sus miembros y empresas permanecen bajo las sanciones de Estados Unidos.

En una clara reacción a los comentarios de Jazayeri, el vicepresidente iraní Eshaq Jahangiri dijo que el Gobierno no era el destinatario del discurso de Khamenei. "Todos los organismos estatales eran destinatarios... Ninguna persona, organización o facción debería interpretar como quiere (los dichos del ayatollah sobre) la economía de resistencia", dijo, citado por la agencia estatal de noticias IRNA.

Khamenei llamó al nuevo año iraní, que comenzó el domingo, "el año de la Resistencia Económica: Acción e Implementación", lo que implica que espera que el Gobierno haga más para alejar a la nación de las posibles sanciones o la actividad exterior hostil.

Comentarios