Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Política viernes 18 de marzo 2016

Amnistía Internacional pone a una dictadura en el mismo plano que las democracias

Claudia Peiró

Por: Claudia Peiró cpeiro@infobae.com

"En los tres países, Estados Unidos, Cuba y Argentina, hay grandes desafíos en materia de derechos humanos", dice la ONG en una carta con reclamos a Obama, Castro y Macri, a raíz de la gira del primero

viernes 18 de marzo 201618:16
Crédito:

En ocasión de la visita que el presidente de los Estados Unidos realizará a Cuba y a la Argentina entre el 20 y el 24 de marzo próximos, Amnistía Internacional envía "una carta a los tres presidentes con las principales preocupaciones de la organización de derechos humanos".

Lo llamativo es que la ONG, nacida para defender a presos de conciencia en todo el mundo, no hace ninguna distinción entre los tres países en su reclamo, pese a que se está dirigiendo a los presidentes de dos repúblicas democráticas y al titular de un régimen de partido único en un país que no respeta libertades tan elementales como las de expresión y asociación.

El comunicado atribuye a la directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, Mariela Belski, la siguiente frase: "En los tres países, Estados Unidos, Cuba y Argentina, hay grandes desafíos en materia de derechos humanos que abordar".

No cabe duda que puede haber violaciones a los derechos humanos incluso en países con democracias plenas, pero cuesta entender la "ecuanimidad" con la cual Amnistía Internacional reparte por igual sus preocupaciones entre la dictadura castrista y las democracias argentina y estadounidense.

Sin embargo, el comunicado (cuyo texto completo puede verse aquí) anuncia: "Estas son las 7 preocupaciones en derechos humanos que Amnistía Internacional les presentó a Obama, Castro y Macri".

En el caso de los Estados Unidos, la lista de Amnesty menciona Guantánamo, el embargo económico a Cuba (con el argumento de que "niega a las cubanas y los cubanos el acceso a medicamentos y otros productos básicos") y la situación de migrantes y refugiados provenientes de México y otros países centroamericanos.

A Mauricio Macri le reclama por los derechos de los indígenas y critica el Protocolo de Actuación para las Fuerzas de Seguridad porque "limita gravemente la libertad de expresión y el derecho de todas las personas a manifestarse pacíficamente", además de "criminalizar a quienes protestan".

Llegamos finalmente al caso de Cuba. Le reclaman a Raúl Castro que permita el acceso a organizaciones internacionales como la ONU y la CIDH a la isla y manifiesta preocupación por las "detenciones arbitrarias y restricciones de la libertad de expresión".

"Constituiría un hecho histórico –sigue diciendo el comunicado de Amnistía, poniendo nuevamente a los tres países en el mismo plano- si en estos encuentros bilaterales los presidentes abordaran sus compromisos en materia de derechos humanos, colocándolos en el centro de sus agendas".

Amnistía, como vemos, hace suyo el argumento por el cual las privaciones materiales que padecen los cubanos se deben al embargo y no a la dominación soviética (de 1961 a 1980) y más en general al fracaso estrepitoso de todos los experimentos colectivistas a los cuales los hermanos Castro sometieron despóticamente a la isla y a sus habitantes. La ONG parece ignorar además que alimentos y medicinas están excluidos del embargo, lo que explica que Estados Unidos sea ya, a pesar de todo, uno de los principales socios comerciales de Cuba.

Comentá