163
163

Moscú seguirá bombardeando "objetivos terroristas" en Siria, indicó este martes el viceministro ruso de Defensa en una base rusa en este país, pese a la retirada de la mayor parte del contingente militar ruso.

"Todavía es muy temprano para hablar de victoria sobre el terrorismo. La aviación rusa tiene la misión de seguir golpeando objetivos terroristas", dijo el viceministro Nikolai Pankov desde la base aérea rusa de Hmeimim (noroeste de Siria), citado por las agencias de prensa.

LEA MÁS:

El ejército ruso también confirmó que mantendrá en Siria sus sistemas de defensa antiaérea más modernos, según anunció este martes el jefe de la administración presidencial rusa, Serguei Ivanov, sin confirmar si se trata de las baterías antimisiles S-400.

"Mantenemos una protección eficaz para la parte del contingente que se queda en Siria, en particular con medios de protección en tierra, mar y aire", declaró Ivanov, citado por las agencias rusas. "Para garantizar la seguridad, incluyendo desde el aire, se necesita la tecnología de defensa aérea más moderna", añadió.

 AFP 163
AFP 163

"Señal positiva"

China consideró que el inicio de la retirada militar rusa de Siria es "una señal positiva" para avanzar hacia una solución negociada de la guerra civil siria. El primer grupo de aviones de combate rusos desplegados en una base siria despegó rumbo a su país tras la orden dada por Putin.

"Creemos que la decisión rusa será una señal positiva a todas las partes implicadas, alentándolos a resolver la cuestión a través del diálogo y la negociación", señaló este martes en conferencia de prensa el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Lu Kang.

Rusia mantendrá en Siria sus sistemas de defensa antiaérea más modernos

Añadió que este inicio de la retirada rusa llega tras la reciente puesta en marcha de un acuerdo de alto el fuego, que "en general" se está respetando, y de la reanudación en Ginebra de las conversaciones entre el Gobierno y la oposición.

El conflicto civil sirio ha causado más de 273.000 muertos en cinco años, según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos.