Hombre y mujer, ya no parece haber diferencia a la hora de vestir Shutterstock 162
Hombre y mujer, ya no parece haber diferencia a la hora de vestir Shutterstock 162

Con un estilo completamente andrógino, la brecha entre lo femenino y masculino, se acorta. Ya no aparecen elementos de ningún género, sino que todo se adapta a todos. ¿El futuro de la industria indumentaria?

"Hace algunos años que se incorpora a la indumentaria masculina ciertos detalles de indumentaria femenina. De hecho fue en los 90' que David Beckham usó una pollera larga para asistir a un evento y causó un gran revuelo", dijo a Infobae la licenciada y asesora de imagen Laura Malpeli de Jordaan.

"Hoy en día, en la indumentaria masculina se toman cortes femeninos, es por eso se ven prendas más entalladas. Y en la mujer se fueron incorporando elementos masculinos como ropa más holgada o calces más clásicos. Como los famosos 'boyfriends jeans' -jeans de tu novio, por lo holgados-".

En los años 70's, Woody Allen ya mostró algo de esta tendencias en la célebre película Annie Hall, con Diane Keaton recorriendo las calles en ropa masculina de pies a cabeza. Lo cierto es que la moda se ha encontrado en un constante juego con los estereotipos de género a lo largo de la historia.

La actriz Diane Keaton fue una de las pioneras en usar un look masculino Shutterstock 162
La actriz Diane Keaton fue una de las pioneras en usar un look masculino Shutterstock 162

"Esta tendencia plantea la idea de 'no género'. Algunas marcas apuntan a eso aunque no sé si la gente está lista para eso. El concepto es universalizar", dijo Malpeli

Muchas celebridades se sumaron a esta moda, como la famosa modelo y actriz británica

Cara Delevigne.