NA 162
NA 162

"Yo creo que la Argentina se jodió con el peronismo". Esta vez la frase no parte de la boca de un político de origen radical o de un integrante del gobierno de Cambiemos. Quien realiza este crudo y provocativo análisis es el escritor Mario Vargas Llosa.


"El peronismo fue fatal para la Argentina, que era un país del primer mundo a comienzos del siglo XX y fíjese en lo que se convirtió. El país fue empobrecido, pero no hubo ninguna catástrofe natural ni ninguna guerra. Yo tengo la impresión de que el país es tan próspero que con una buena política puede resarcirse y volver a crecer. Para América latina sería formidable", analizó el ganador del premio Nobel de Literatura en 2010.


No es la primera vez que el peruano se refiere en esos términos al movimiento político que nació con Juan Domingo Perón a mediados del siglo pasado y hoy busca un nuevo rumbo tras la salida del poder de Cristina Kirchner. El año pasado, en plena campaña electoral, había vertido opiniones similares y expresado en público su respaldo a la postulación de Mauricio Macri.


Vargas Llosa no se arrepiente de haber respaldado al PRO. Cree que Macri es "un presidente que está cumpliendo con su programa, desafiando incluso la impopularidad" y celebró algunas reformas políticas impulsadas en estos tres meses de gestión, entre ellas el "sinceramiento" de la moneda y la generación de condiciones para fomentar la inversión. "Creo que la prensa va a estar mucho menos amenazada de lo que estuvo con los Kirchner. La Argentina me inspira mucha ilusión, mucha esperanza", analizó.



El escritor de La ciudad y los perros, La fiesta del Chivo, El pez en el agua y La verdad de las mentiras, entre otras obras, es un conocedor de la historia argentina hasta tal punto que en algún momento pensó en radicarse en Buenos Aires. Sin embargo, las protestas impulsadas por el kirchnerismo contra su figura lo llevaron a cambiar de opinión.



"¿Ve en retirada el populismo?", le preguntaron. Y Vargas Llosa apeló una vez más al caso argentino para contestar: "Sí. Hay manifestaciones muy claras. En Venezuela, Bolivia, Ecuador... Ha sido muy interesante la derrota de los Kirchner. A mí me parece importantísimo, porque creo que el país estaba como embotellado con esta pareja. Yo tengo la impresión de que la democracia está empezando a funcionar otra vez en la Argentina. Es muy importante, porque es un país que puede tener una gravitación sobre el resto de América latina".