Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Infobae TV miércoles 09 de marzo 2016

Andrew Stott: "Los gobiernos tienen que ofrecer información que interese a los ciudadanos"

Silvia Mercado

Por: Silvia Mercado smercado@infobae.com

El ex director de Transparencia e Interacción Digital del Reino Unido visitó los estudios de InfobaeTV

miércoles 09 de marzo 201618:22
Crédito:

Andrew Stott contó en InfobaeTV cómo cambian la relación con los ciudadanos cuando los gobiernos abren la información que tienen para fomentar la participación y el involucramiento. Evaluó positivamente el portal que ayer lanzaron los ministros Andrés Ibarra y Susana Malcorra (www.datos.gob.ar) y consideró que Uruguay, Colombia y Perú son los países de la región que más avanzaron en la transparencia de la información. También dijo que "no hay que tener miedo a publicar datos incorrectos" Y contó que "en el Reino Unido las estadísticas aseguraban que había 20 mil hombres embarazados"

- ¿Cuál es la importancia del gobierno abierto?

- El gobierno británico y otros gobiernos en todo el mundo ya se han dado cuenta que los datos que el gobierno recaba y utiliza es de muchísimo más valor para todos los ciudadanos si son puestos a disposición. Los gobiernos utilizan estos datos para hacer su propio trabajo, para aumentar la transparencia y para aumentar la participación de los ciudadanos en beneficio para todos.

- ¿Cómo podríamos definir a un gobierno que no ofrece esa información en forma transparente?

- Los gobiernos de esa manera se pierden de una posibilidad importantísima de comprometer a la ciudadanía, de conseguir la participación y el involucramiento de la ciudadanía en todas las cuestiones relacionadas con el gobierno. Para darles un ejemplo bien concreto, en el Reino Unido se decidió publicar la tasa de infecciones intrahospitalarias de cada hospital en forma semanal, informarlo al público. De esa manera hubo una reducción de las tasas de infecciones intrahospitalarias del 74 por ciento en cuatro años sin ningún costo asociado, sin que se invierta ningún presupuesto específico.

- O sea, se parte del supuesto de que la información no es propiedad del estado o del gobierno, sino de los ciudadanos.

- Es exactamente así, el primer ministro británico dijo que los datos no son del gobierno, sino que pertenecen a los ciudadanos, el gobierno lo que hace es preservarlos y sostenerlos de manera confiable para los ciudadanos.

- Según su experiencia, cómo evalúa la situación de gobierno abierto en América Latina. ¿Hubo algún progreso?

- Se están dando los primeros pasos, es una etapa bastante temprana, pero se hizo progresos en distintos países, como Uruguay, Colombia y Perú. También sucede que hay varios países que están asociados al "Open Data", que genera un progreso en ese sentido, pero aún son etapas tempranas. Se habla mucho de transparencia, se le da relevancia al tema, y aún no se perciben las oportunidades económicas que traerían a la región.

- Ayer el Gobierno argentino lanzó un primer portal con información transparente al público, pero me parece que aún nos queda un trecho si la comparamos con la página que usted desarrolló para el gobierno británico.

- Ví el sitio web y me bajé los paquetes de cuatro datos disponibles y los estuve revisando. Obviamente, en el Reino Unido también se comenzó de una manera muy lenta, muy de a poco. Después se fueron incluyendo otros datos con el correr del tiempo. Lo importante es la disposición y que se hayan colocado organigramas, ver quién es quién y con qué responsabilidad. Es muy importante que esté la información de contactos de los funcionarios, con quién contactarse, a quién pedirle. También hay otro asunto valioso, que es ver lo que han pedido otros, los registros de lo que ya pidieron otros, lo que alimenta a la persona que está interesada en un asunto qué se pidió, cómo complementar información, qué más solicitar. De esta manera, se retroalimenta el sistema.

- Usted también es experto en interacción digital. ¿Por qué es importante incorporar este concepto en la gestión?

- Por ejemplo, al respecto del tema de salud, el gobierno británico se dio cuenta que ya existían los medios oficiales, Facebook o Twitter. Cuando se arrancó ya había un millón de madres usuarias utilizando medios sociales donde el gobierno no tenía ninguna participación. Se hizo entonces toda una capacitación liderada por la gente de comunicación del gobierno, para que el resto del gobierno pudiera utilizar las redes sociales. No solo con instructivo para escribir en 140 caracteres, sino también capacitando para que puedan conversar con los personas que están en los medios. Hemos cambiado nuestra presencia en la web. No solo damos la presencia del gobierno como tal, sino que la organizamos para ubicar los temas que le interesan a las personas. Combinando estas tres posibilidades que tiene el gobierno, su presencia en la web, los datos con los que cuenta y con el uso de los medios sociales, podemos lograr que cualquier ciudadano puede averiguar en su barrio cuál es la tasa de delitos en su calle, porque se sube semanalmente, y la persona puede saber qué es lo que está sucediendo dónde vive. Cualquier ciudadano puede tener acceso a la información de desempeño y calidad de atención de los hospitales, si le interesa. Además, hay comentarios de pacientes acerca de cómo consideran que se los trató en el hospital.

- Antes de despedirlo le voy a pedir un consejo para el gobierno nacional, pero también para los gobiernos provinciales y municipales acerca de cómo pensar este nuevo desafio que es el gobierno abierto.

- Se trata principalmente de comprometer a los ciudadanos a participar, a solicitar los datos, y a utilizarlos. No se trata solo de presentar datos, presentar información, sino de que el gobierno presente la información que la ciudadanía está buscando. Los datos son valiosos solo sin utilizados. Los datos son valiosos si son utilizados. El gobierno tiene que nutrir, alimentar e incubir a los usuarios de esos datos. El gobierno se tiene que relajar también en el sentido de que no hay datos perfectos en ningún lugar del mundo. Por ejemplo, tiene que saber que en el Reino Unido había 20 mil hombres embarazados. Un ejemplo de cooperación de la ciudadanía fue la información de dónde están las paradas de los autobuses en el Reino Unido. Había una información de que habia 300 mil paradas en el Reino Unido, con la colaboración de los ciudadanos que usan esas paradas, ahora está toda la información correcta. Los datos no tienen que ser solo estadísticas nacionales, sino también información local, que le interese a la gente sobre el lugar en el que vive. Por ejemplo, datos sobre el desempeño de la escuela donde mando mis hijos, la calidad del hospital específico donde pudiera tocarle a mi madre ir a atenderse, y el nivel de delitos que hay en mi cuadra, en mi barrio. Esos son los datos que les interesan a los ciudadanos, los que están bien cerca de ellos, son los que generan la participación y el compromiso de la ciudadanía. Lo que encontramos es que si los ciudadanos tienen estos datos, son los que se van a acercar a la escuela, a hablar con los maestros, con los médicos, con los policías para presionar sobre la calidad y desempeño que están obteniendo de están obteniendo de estas instituciones.

Ver más:

,

Comentá