@anzolagonzalo
@anzolagonzalo
La distribución del dinero que reparte el Fútbol Para Todos

ha generado muchos problemas.

, debido a que algunos sostuvieron que ciertas instituciones estaban privilegiadas por sobre otras. Sin embargo, e

l verdadero ajuste ha llegado para quienes de verdad sufren

la falta de este dinero: las

categorías de ascenso

.


En la B Nacional hay instituciones que amenazan con no presentarse porque no tienen la plata para abrir la cancha (50 mil pesos). All Boys podría no presentar equipo ante Ferro el sábado, cuando lo reciba en el Islas Malvinas. En tanto, el Funebrero y la Lepra también están complicados, pero a futuro podrían ser más las instituciones. Todo apunta a que si no hay soluciones antes del fin de semana, la siguiente fecha se podría suspender. De esta manera, las reuniones con Luis Segura (Presidente) y Matías Lammens (Tesorero) son inminentes.


Todo arrancó a partir de la distribución. Los clubes debían cobrar 780 mil pesos por mes, pero también estaban avisados que para sanear deudas recibirían cierto descuento, el cual no superaría el 30%. Sin embargo, a algunos les descontaron el 90% y esa plata es clave para la economía de la institución, debido a que son instituciones que -a diferencia de Primera- no tienen un gran caudal de socios como sucede con River y Boca, por ejemplo, a quienes la plata de televisión les representa menos de un 10%.


Por este motivo, All Boys recibió 71 mil pesos de los 780.000, mientras que Chacarita percibió 88 mil e Independiente Rivadavia 198.000. Esto es un gran problema, porque la B Nacional es una de las categorías con más viajes (el Torneo Federal A es la otra y también está en problemas) y antes la plata de la televisión salvaba a las instituciones, que tienen un promedio de medio millón de pesos por mes entre viajes, operativos y concentraciones.


Ahora, un plan de Primera División y los 30 clubes es que aporten 200 mil pesos por mes para salvar a los de las categorías inferiores, porque de lo contrario la B Nacional corre riesgo de detenerse. Sin embargo, hay que esperar para ver si todos avalan esto.


A su vez, en caso de que suspenda el fútbol habrá que esperar si los jugadores de Primera, en solidaridad con sus colegas, deciden parar la actividad hasta que se encuentre una solución.