Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Crisis de la Deuda martes 01 de marzo 2016

The Economist califica el acuerdo con los holdouts como "una victoria para el nuevo Presidente"

La publicación económica definió como "golpe maestro" de Mauricio Macri el arreglo por la deuda en default que "terminará con el aislamiento" argentino en los mercados internacionales

martes 01 de marzo 201620:04
Crédito:

El semanario The Economist sumó elogios al principio de acuerdo alcanzado por la Argentina con los fondos especulativos en tribunales de Nueva York, al que ya adhirieron el 85% de los acreedores, entre ellos, los demandantes más duros NML Capital y Aurelius.

"Desde hace más de 14 años de Elliott Management, el fondo de cobertura dirigido por Paul Singer, era el villano de pantomima en la disputa de la Argentina con sus tenedores de bonos", describió The Economist. "En lugar de aceptar una gran rebaja, ya que otros acreedores hicieron durante reestructuraciones en 2005 y 2010, Elliott, junto con varios otros acreedores 'holdouts', persiguió el pago total a través de los tribunales de Nueva York. Ello dio lugar a un incumplimiento por Argentina en 2014", agregó.

La publicación especializada indicó que con las gestiones impulsadas por el nuevo gobierno argentino "ahora el drama está entrando en su acto final".

El 29 de febrero Daniel Pollack, el mediador designado por el tribunal, anunció que la Argentina había llegado a un principio de acuerdo con cuatro de los mayores acreedores, encabezados por Elliott, para el pago de USD 4.650 millones, que en cálculos oficiales significará una reducción del 25% respecto de lo reclamado. "Con este acuerdo, Argentina ha logrado la aceptación del 85% de los acreedores de deuda en disputa".

"El acuerdo de crédito ayuda a restaurar la normalidad de la economía"

The Economist definió el acuerdo como "golpe maestro" de Mauricio Macri que "terminará el aislamiento del país en los mercados internacionales de crédito". Apuntó que se alinea con otras medidas Macri tomó desde que asumió en diciembre, como el fin de los controles de cambio y la eliminación de los impuestos a las exportaciones. "El acuerdo de crédito ayuda a restaurar la normalidad de una economía que había sido alterada mediante controles populistas durante 12 años de gobierno de sus dos predecesores peronistas, Cristina Fernández de Kirchner y su difunto esposo, Néstor Kirchner".

Después de fallar en contra de la Argentina en 2012, Thomas Griesa, el juez a cargo del caso, había contribuido en gran medida a la difícil situación de Argentina a mediados de 2014, cuando se estableció que el país no podía pagar a los tenedores de bonos reestructurados o emitir nueva deuda, a menos que cumpla sus obligaciones con los holdouts.

El 19 de febrero de este año el juez de Manhattan, "en efecto, cambió de bando", diciendo que la elección de Macri había "cambiado todo", según la descripción del periódico especializado.

Griesa afirmó que iba a levantar la medida cautelar de restricción de Argentina de pagar a otros acreedores del 1 de marzo bajo ciertas condiciones, como la derogación de las leyes "Cerrojo" y de Pago Soberano. "Eso fue un duro golpe a los holdouts, que habían utilizado la medida cautelar como palanca para presionar Argentina por el pago total", subrayó el artículo.

The Economist indica que "una vez que las leyes han sido desguazados, el gobierno espera recaudar hasta USD 15 millones a través de una emisión de bonos que se utilizará para pagar a los acreedores. Algunos analistas dudan de que el mercado pueda absorber una emisión de bonos tan grande de una sola vez. Pero la Secretaría de Hacienda de Argentina es optimista".

Comentá