Buscar en Infobae

Primera lunes 29 de febrero 2016

Transición en marcha: Schiavi, de fría relación con Arruabarrena, dirigirá ante Racing y podría hacerlo en el Superclásico

El "Vasco" ya dejó de pertenecer a la institución y los dirigentes le avisaron al "Flaco", quien comandaba la Reserva, que tomará la batuta ante la "Academia". Si la suerte lo acompaña, podría sentarse en el banco ante River. Lo secundarán Ibarra y Bracamonte

lunes 29 de febrero 201619:11
Crédito:
El ciclo del Vasco Arruabarrena en 2016 tuvo una duración de apenas siete encuentros. Daniel Angelici se cansó del cóctel explosivo que surgió por la acumulación de flojos rendimientos y malos resultados, por lo que tomó la decisión de removerlo del cargo sin consultar a los referentes del plantel y a través de un llamada telefónica. Inmediatamente, encabezó las conversaciones para buscar un reemplazante.

Las autoridades analizan el espectro de posibilidades para semejante responsabilidad, pero las urgencias obligaron a encontrar una solución porque el jueves, en la Bombonera, Boca volverá a jugar frente a Racing por la segunda jornada del Grupo 3 de la Copa Libertadores, con la necesidad de ganar las tres unidades para hacer valer el empate conseguido en Cali. Será a puertas cerradas, por la sanción de la Conmebol.

Entonces, los dirigentes le comunicaron a Rolando Schiavi, hasta ahora conductor de la Reserva del club, que se sentará en el banco de los suplentes entresemana para dirigir al equipo en el crucial duelo internacional ante la Academia, un adversario que justamente ayer lo venció en Avellaneda. A su lado estarán Hugo Ibarra y Héctor Bracamonte, los colaboradores que trabajaban con él en la formación de los juveniles. A su vez, Víctor Marchesini asumirá las funciones interinas en los compromisos de la Tercera División.

Definitivamente, el resultado en el choque ante el cuadro de Facundo Sava será vital para Schiavi: si la suerte está de su lado, no sería descabellado que continuase en la silla de privilegio de cara al fin de semana, donde habrá que viajar el domingo a Núñez para protagonizar un Superclásico vibrante ante River (comenzará a las 17). Naturalmente, para cualquier director técnico no sería el mejor escenario arrancar un ciclo en un encuentro de esta magnitud y por eso el Flaco gana porotos para seguir unos días más.

La particularidad de Schiavi es que, al margen de nunca compartir plantel con Arruabarrena en Boca, nunca pudo tejer buenos lazos afectivos con el Vasco. Apenas lo unía una fría relación profesional, aunque el diálogo se había cortado abruptamente en los meses más recientes. ¿Las razones? Cuentan que cuando Angelici pidió aunar criterios entre la Primera y la Reserva para respetar una lógica de planificación que facilitara la adaptación de los jóvenes, las partes nunca pudieron llegar a entenderse del todo.

El balance de Schiavi al frente de la Reserva también fue discutido. Acaba de recibir una dura derrota 2-0 ante Racing que alimentó un inicio irregular este año: una sola victoria en cinco partidos disputados. En tanto, a lo largo de 2015, su elenco finalizó en la cuarta posición, a trece unidades del campeón San Lorenzo.

Comentá