Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Opinión lunes 29 de febrero 2016

La deuda, el fin del default y el Argentino Estúpido

Por Germán Fermo


En 2001 el Congreso y gran parte de la ciudadanía festejó el no pago de la deuda sin comprender las consecuencias. ¿Aplaudirán ahora el acuerdo? ¿Seremos responsables al volver a emitir deuda?

lunes 29 de febrero 201613:54
Crédito:

Los argentinos hemos sido estúpidos en muchas instancias de nuestra historia. La inminente salida definitiva del default y la posibilidad de volver a emitir deuda en escala nos plantea un nuevo interrogante: ¿seremos estúpidos otra vez más? Tuiteaba:

"¿Aplaudirá el Congreso argentino la salida del default con la misma fuerza con la que convalidó su inicio en diciembre de 2001? Este logro lo merece"

"Cierre con holdouts nos enfrentará a la obligación de emitir deuda responsablemente tanto nacional como provincial, nunca lo hicimos. Cambiemos"

Probablemente en los próximos días el Gobierno cierre definitivamente el conflicto con los holdouts lo cual implicará que después de casi 15 años. Argentina finalmente dejará atrás una de las peores decisiones que ha tomado en su historia: el festejado default del 2001. Gran logro del Gobierno, lo celebro y aplaudo. Pero cuando digo festejado, no sólo recuerdo al Congreso de la Nación de pie patéticamente sonriendo y aplaudiendo la decisión, sino que gran parte de la ciudadanía por entonces, también festejaba el no pago de la deuda sin comprender lo que se le vendría en consecuencia. También recuerdo que cuando el gobierno anterior decidió no pagarle a los holdouts, una parte muy sustancial de la sociedad también aplaudió el no pago. Sin embargo, parecería que ahora las cosas están cambiando, parecería que una fracción de los que antes apoyaban el no al pago a los holdouts están más permisivos en estos días, lo cual denota a una sociedad extremadamente pendular y políticamente muy procíclica.

He visto muchas marchas contra el pago de deuda pero no recuerdo jamás haber visto una en donde la ciudadanía se expresase respecto a la verdadera raíz del problema: el NO al déficit fiscal. Nunca he visto una marcha contra el déficit y la emisión monetaria o default eventual que el mismo genera. El argentino estúpido no entiende que para "defaultear" primero hay que gastar de más, al argentino estúpido le gusta gastar en exceso pero no se banca el ajuste, el argentino estúpido convalida un lustro de déficit fiscal financiado con emisión monetaria sin chistar y nunca sabe cuándo exigir el freno. No seamos tan estúpidos en esta ocasión, que el default anterior nos enseñe algo y exijamos reestructuración fiscal rápida antes del festival de deuda que probablemente se venga. Al argentino estúpido le recuerdo: no hay deuda sin déficit.

Con un gobierno que aparentemente encarará una reestructuración fiscal en peligrosa cámara lenta, el endeudamiento en moneda será probablemente la válvula de escape. Es altamente probable que en los próximos tres años observemos un festival de deuda nacional y provincial emitida en moneda extranjera. Wall Street ya nos está pintando como la próxima nena bonita de emergentes. Es este mismo Wall Street el que nos "shortió" a morir en 2001 y dos años atrás elogiaba a Brasil cuando hoy lo está vendiendo mientras arma longs en Argentina. Y ojo porque será este mismo Wall Street el que quizá en tres años si a Argentina no le cierran las cuentas la "shortée" para rearmar su long en Brasil. Así son, a eso se dedican. Wall Street es una fábrica de invención de historietas y hoy nos toca la buena: decidieron hablar bien de nosotros. Y en este contexto escucho mucho muñeco sugiriendo que los USD 15.000 de nueva deuda saldrán por debajo del 7% lo cual en mi opinión es imposible. Argentina saturará la curva entre 5 y 10 años y si bien puede irse a rendir 5.50% no lo hará en la emisión de los nuevos bonos.

El gradualismo fiscal que aparentemente escogió el Presidente Macri requerirá a la deuda como principal financiador no inflacionario de los próximos años. Y es en este punto, cuando el festival de deuda aun no empezó, en donde remarco lo inconsistentes que somos los argentinos a la hora de convalidar políticas de estado. Está muy bien apoyar al nuevo Presidente, su desafió dada la situación inicial de donde hereda al país es enorme pero una cosa es apoyarlo y otra muy distinta es volver a caer en el error de la condescendencia absurda tan frecuente entre nosotros. Como ciudadanía tenemos la responsabilidad de exigirle a este gobierno que la emisión de deuda nueva no sea utilizada para financiar gasto corriente. Como sociedad siempre hemos sido muy permisivos cuando el viento está a favor y muy extremos cuando las cosas cambian.

"Al argentino estúpido le recuerdo: no hay deuda sin déficit"

La bienvenida y en mi caso, celebrada salida definitiva del default debería recordamos que los argentinos solemos ser muy capitalistas a la hora de emitir deuda y muy marxistas a la hora de pagarlas en una especia de reacción adolescente respecto a las responsabilidades asumidas como nación. Sin disciplina fiscal no hay deuda sustentable, el déficit ha sido el gran responsable del default anterior. Esta nueva ventana de emisión a escala de deuda nacional y provincial que probablemente ocurra en los próximos años debería, a diferencia de otros periodos de nuestra historia democrática reciente, obligarnos a un cambio de actitud. Deberíamos desde el primer instante en donde el fin del default sea anunciado exigir que toda deuda nueva sea contraída sólo para la construcción de bienes con capacidad de repago y no para la financiación de gasto corriente a menos, que esto último sea utilizado en el cortísimo plazo como cushion social y contra la promesa de reestructuración fiscal. Si queremos hacer una marcha propongo ésta: "por cada dólar de reducción de déficit, te permito un dólar de emisión de deuda", me anoto.

Espero que con la emisión de deuda en moneda extranjera a condiciones de mercado el Presidente Macri se anime a adoptar una estrategia mucho más agresiva en la reestructuración fiscal que necesariamente deberá hacerse. La deuda, es la carta de póker que le faltaba al actual Presidente, en unos días seguramente la tendrá disponible, espero que como sociedad esta vez estemos a la altura de la circunstancia y que apoyemos con un sentido crítico y recordando que todo experimento de endeudamiento masivo siempre terminó mal en la Argentina por una sencilla razón: el gran ausente fue la disciplina fiscal. Entonces, si vamos a ser capitalistas en la emisión de deuda sentemos las bases también para ser capitalistas a la hora de pagarla. Nadie nos obligará a emitir deuda, guardémonos entonces la inaceptable respuesta de "no quiero pagar" cuando llegue el vencimiento de los bonos.

Argentina hoy rinde sobre 7%, es altamente probable que en los próximos 12 a 18 meses la curva soberana comprima 150 puntos básicos de spread llevándola en promedio al 5,50%, bienvenido sea al mismo tiempo que me pido y les pido a todos que no seamos condescendientes y políticamente procíclicos como en otras instancias del pasado. Que la salida de este default nos haya enseñado algo de una vez por todas. Brindemos apoyo al actual gobierno recordando que es más fácil endeudarse que ajustar, si el gradualismo es uno sin cambios estructurales financiado con deuda, critiquémoslo antes de que esto vuelva a ser un viejo problema argentino. Y al Congreso le pregunto: ¿se animarán alguna vez a aplaudir de pie y sonriendo una masiva restructuración hacia la eficiencia fiscal, tal como lo hicieron cuando defaulteamos en diciembre del 2001?


(*) Germán Fermo. Ph.D. in Economics, UCLA, Máster en Economía CEMA. Actualmente se desempeña como Director de MacroFinance y como Director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.

Comentá