AFP 163
AFP 163

Como primera medida para dotar de una nueva imagen a una institución asociada los últimos tiempos a la corrupción, el nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se puso los botines para disputar un partido de fútbol que reunió a antiguas estrellas, como los portugueses Deco y Figo, este lunes en la sede de la FIFA en Zúrich.

Así, se pudo ver a Infantino, hincha del Inter de Milán, cometiendo entre risas una falta contra el todavía veloz Deco en uno de los campos de fútbol en la sede del ente rector del fútbol mundial.


 AFP 163
AFP 163


 AFP 163
AFP 163

Otras estrellas retiradas del fútbol, como Carles Puyol, Andrei Shevchenko, Robert Pires, Clarence Seedorf, Paolo Maldini y Fabio Cannavaro, también se vistieron de pantalones cortos para este partido, que enfrentó a dos equipos formados ambos por hombres y mujeres, como símbolo de la voluntad de la FIFA de incorporar a la mujer en las instancias del fútbol.

El entrenador italiano Fabio Capello y el jeque Salman, derrotado en la votación final para presidir la FIFA el pasado viernes, participaron también en este partido de confraternización, previo a la puesta en marcha de las reformas enfocadas en devolver a la FIFA su credibilidad.

LEA MÁS: