163
163

La figura del justiciero en México que hace un siglo todavía cabalgaba para atrapar a "los malos" con un rifle dio un vuelco radical: ahora camina temerario, a cualquier hora, armado con la atemorizante aplicación Periscope.