Buscar en Infobae

Playfútbol sábado 27 de febrero 2016

Huracán rescató un empate en el clásico ante San Lorenzo

Con un gol de Fernando Belluschi, el "Ciclón" se había puesto en ventaja, pero "Wanchope" Ábila selló el 1 a 1 en la última jugada. Mario Risso fue expulsado en el "Globo"

sábado 27 de febrero 201609:11
Embed

El Tomás Adolfo Ducó fue el escenario del clásico porteño que más romance despierta en los fanáticos del fútbol. En la primera presentación que tuvo Huracán luego del accidente sufrido en Venezuela, el equipo de Eduardo Domínguez recibió a San Lorenzo, uno de los candidatos a quedarse con la corona.

Como es habitual en este tipo de partidos, la presión constante y el temor a la derrota llevaron a que se priorice el juego físico. La calidad de Fernando Belluschi y Pablo Barrientos se opacó por el roce que se generaba en la mitad de la cancha. Los únicos recursos que se observaban para que se abra el marcador fueron los veloces avances de Ezequiel Cerutti por el sector derecho y la individualidad de Cristian Espinoza para abastecer al solitario Ramón Ábila.

Una lesión muscular dejó afuera a Nicolás Blandi, quien tuvo que ser reemplazado por Martín Cauteruccio y en la primera intervención que tuvo uruguayo, el Ciclón desperdició un buen contragolpe iniciado por el Pitu. Marcos Díaz se quedó con el débil remate del ex Quilmes y sacó rápido para Wanchope. El cordobés peinó y Mauro Bogado encaró a la despoblada defensa azulgrana. Sólo por el perfecto cierre de Gonzalo Prósperi el Globo no festejó.

Los fuegos artificiales que se observaron en el complemento despertaron a los protagonistas, y en la primera escena de la segunda etapa Bogado hizo volar a Sebastián Torrico con un intento de media distancia. En cambio, el Cuervo se basó en las triangulaciones compuestas por Néstor Ortigoza, Sebastián Blanco y Cauteruccio. Además, el laboratorio de Pablo Guede estuvo cerca de provocar el gol. Mediante un tiro de esquina, elaborado en la semana, Matías Caruzzo dilapidó la chance por encima del travesaño.

La jerarquía de Daniel Montenegro, junto con la potencia de Ábila, también fue una herramienta para salir del cero, pero el ex arquero de Godoy Cruz volvió a lucirse con una maniobra extraordinaria. El triunfo estaba para cualquiera.

Así, a los 24 minutos, el hombre más peligroso de la tarde habilitó a Belluschi para que el ex Newell´s enmudezca al Palacio. El golpe dejó sin reacción a un Huracán, que sólo atinó a llegar a la zona adversa con pelotazos frontales a la cabeza de Wanchope.

Las esperanzas quemeras parecían liquidarse cuando Fernando Rapallini expulsó a Mario Risso. Si bien la falta del defensor fue de atrás, la roja pareció ser exagerada. San Lorenzo ganaba y se afirmaba en la cima de la zona 1, pero el ex Instituto volvió a vestirse de héroe para sellar el 1 a 1 en la última jugada.

Los de Boedo volvieron a terminar su compromiso con superioridad numérica, pero la repartición de puntos puede hacerle perder la punta. Como ocurrió en los últimos enfrentamientos, el Huracán le sopló la alegría al Cuervo.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com


Embed


Embed

Comentá