Reuters 163
Reuters 163

El italo-suizo Gianni Infantino, secretario general de la UEFA, se postuló a presidente de la FIFA tras la caída de Michael Platini en el escándalo de corrupción del organismo. Desde el momento en que fue aprobada su candidatura, encabezó una campaña mediática alrededor del mundo para ser elegido mandamás del fútbol mundial.

Viajó alrededor del mundo y se reunió con grandes figuras de fútbol mundial, como el ex defensor brasileño Roberto Carlos, el ex capitán del Real Madrid Fernando Hierro, el portugués Luis Figo, el ex arquero Francesco Toldo y los entrenadores José Mourinho y Fabio Capello, entre otros.

 AFP 163
AFP 163

La UEFA lo respaldó financieramente con 542.000 dólares y él gastó hasta el último centavo de esos fondos, que –según declaró– fueron "dedicados esencialmente a cubrir el costo de sus viajes por el mundo y proveer apoyo logístico" durante la campaña.

Sus propuestas son revolucionarias. El italo-suizo insiste en la idea de sumar ocho plazas a los Mundiales para armar una copa en la que participen 40 naciones y se dispute en sedes regionales, es decir, en diferentes países al mismo tiempo.

 Reuters 163
Reuters 163

Infantino visitó Sudamérica para asistir al Congreso en el que la Confederación Sudamericana de Fútbol eligió al paraguayo Alejandro Domínguez como nuevo presidente. Si bien también estuvo presente el príncipe Alí, el organismo sudamericano anunció que votaría en bloque por el candidato europeo.

 Reuters 163
Reuters 163

En su discurso previo a las votaciones, habló en español y elogió al fútbol de Sudámerica. "Es la pasión, el corazón del fútbol. El mundo debe darles las gracias por lo que hacen. Son 10 países, la confederación de menor número, pero su fútbol es de los más grandes", dijo Infantino aludiendo a la zona Conmebol. También con una parte en español, Infantino se refirió a la zona Concacaf.

"Hay que agradecer a la Conmebol y al fútbol sudamericano y hay que ayudarlos a mantener sus talentos, hay que trabajar para mejorar el fútbol sudamericano. Tienen la locura del fútbol, pero faltan infraestructuras allí. La FIFA tiene que estar ahí para ayudar, la FIFA no tiene que frenar, tiene que estar ahí. La Concacaf es una confederación con federaciones pequeñas y otras grandes, con grandes diferencias", señaló.

LEA MÁS:

Más allá de sus guiños a los diferentes continentes, Infantino detalló algunos de sus planes, especialmente en el aspecto económico, prometiendo que redistribuirá el 25% de los ingresos de FIFA a las federaciones.

"La FIFA genera 5.000 millones de dólares ¿Es normal que no se puedan destinar 1.200 millones a las federaciones? Es dinero suyo, no es el dinero del presidente", se preguntó el secretario general de la UEFA.

La intención de Infantino es destinar cinco millones de dólares cada cuatro años a cada federación y un millón de dólares suplementario a las federaciones de lugares más aislados, para financiar los gastos de transporte.