Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Mundo viernes 26 de febrero 2016

Dos hermanas fueron separadas por un alud y se encontraron 30 años después

viernes 26 de febrero 201601:19
Crédito:

Yaqueline Vásquez Sánchez y Lorena Sánchez se pudieron volver a encontrar luego de separarse tres décadas atrás, por una avalancha que arrasó con Armero, el pueblo de Colombia donde vivían.

El reencuentro se produjo este jueves en Bogotá, puntualmente en el instituto de genética en el que una prueba de ADN confirmó que eran hijas de la misma madre.

Lorena, una de ellas, tenía dos años cuando en la medianoche del 13 de noviembre de 1985 luego de la erupción del volcán Nevado del Ruiz, el lodo y piedra destruyeron lo que había en Armero. Hubo al menos 20.000 muertos.

Tras ello, fue adoptada por dos excelentes padres, según su relato, quienes nunca le ocultaron su condición. A los 16, se decidió a investigar su pasado y se enteró que su madre biológica se llamaba Lilia María Sánchez y había desaparecido en el alud.

Y hace un año la veterinaria zootecnista de 33 años, se enteró de que existía una fundación llamada "Armando Armero", que dirige el periodista Francisco González, y que se ha dado a la tarea de reconstruir las historias de muchos pequeños que al parecer sobrevivieron y que se habrían perdido en medio del caos que ocasionó el alud.

En noviembre de 2015, viajó hasta Armero-Guayabal, como se conoce en la actualidad, y se hizo tomar una muestra de sangre para una prueba de ADN.

González en su Facebook subió un video buscando a sus familiares y exponiendo que era hija de Lilia María Sánchez.

Yaqueline lo vio, llamó a González y, sin dudarlo, dijo: "Esa es mi hermana".

Aquel día de la tragedia, Lorena era cuidada por una mujer que al ver que la madre no aparecía, optó por entregarla al estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, que finalmente la entregó en adopción.

Yaqueline, en tanto, estaba con su familia paterna de la que no se ha separado nunca. Hoy vive en Bogotá con sus dos hijos y Lorena en la ciudad de Ibagué con su hija.

Tienen que recuperar el tiempo perdido "porque 30 años son 30 años", dijeron al unísono las dos mujeres.




Ver más:

,
AP

Comentá