Reuters
Reuters

El presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla, señaló este miércoles en Shanghái (China) donde se realizará una reunión de los ministros de Economía del Grupo de los 20 (G20) que "pese a un punto de partida difícil", la Argentina ha empezado a realizar "un giro estratégico", tras "adoptar un nuevo régimen cambiario" y comenzar a "desmantelar" el modelo de comercio administrado.


Previo a la reunión del Institute of International Finance (IIF) sobre la Agenda del G20 bajo la presidencia china, realizada con la colaboración del Banco Popular Chino, Mantilla afirmó que 2016 "será un año de transición, en el que se deberá construir una nueva estrategia exportadora".


Mantilla hizo saber que "el punto de partida es muy difícil por los grandes desequilibrios heredados y con un complejo problema fiscal".


En cuanto a la "transición", explicó que las exportaciones se proyectan para este año "en 58.000 millones de dólares o sea 2,3% superiores a las de 2015".


Aunque aclaró que en el escenario optimista "podrían llegar a 61.500 millones de dólares", el ejecutivo enfatizó en que "desarmar una economía de comando y control con serios problemas en el funcionamiento del Estado no es una tarea sencilla".


Señaló además que "recuperar el crédito externo para financiar la transición es una tarea necesaria pero compleja a lo que cabe agregar que las necesidades del sector público son altas".


También ponderó el dialogo con Brasil, Paraguay, Chile y Uruguay y la ampliación de relaciones con la Unión Europea, los Estados Unidos y Japón.


Por último, Mantilla consideró que resulta "clave lanzar cuanto antes una iniciativa coordinada para instalar el Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC y enfrentar el desafío del cambio climático".