Reuters 163
Reuters 163

En medio de una profunda recesión económica y el alza del dólar frente al real, Brasil registró un déficit de USD 4.800 millones durante enero, aunque esta cifra fue la menor desde 2009.

En 2015, la séptima economía del mundo registró un rojo de 58.900 millones de dólares en su cuenta corriente, equivalente al 3,32% de su producto interior bruto (PIB). Sin embargo, este par de números fueron más positivos que el negativo de USD 104.000 millones registrado el año pasado.

Las inversiones directas en el país presidido por Dilma Rousseff sumaron 5.500 millones de dólares en enero, mientras que las reservas internacionales totalizaron USD 369.800 millones, mil millones más que el mes anterior.

 163
163

El intercambio comercial, un ítem clave de la balanza de pagos, registró en enero un superávit de 643 millones de dólares y es por ahora el único indicador económico que logra escapar del oscuro panorama que afecta a la economía brasileña, que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) se contraerá 3,5% en 2016.

Brasil, que en agosto llevará a cabo los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, cerró el año pasado con la inflación más alta desde 2002: 10,67 por ciento.

LEA MÁS:

Además, la nación sudamericana entró oficialmente en recesión luego de cuatro años de enfriamiento de su economía y vio cómo aumentaba el desempleo tras un largo período en mínimos históricos.

Con una aguda crisis política en curso –que incluye un proceso de impeachment contra la presidente Dilma Rousseff– y un enorme escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, los analistas aseguran que Brasil atraviesa su peor recesión en un siglo.