Reuters
Reuters

La Bolsa de Comercio de Buenos Aires avanzó marginalmente este este martes, luego de ganar más de un 10% en las últimas sesiones.

Los operadores comentaron que el mercado se mantenía atento a la volatilidad de sus pares externos y a las negociaciones del Gobierno en Nueva York para intentar solucionar un litigio con acreedores de deuda impaga.

El índice líder Merval de la Bolsa de Buenos Aires ganó 0,1% a 12.533 unidades, luego de acumular un alza de 4,9% durante la semana pasada y ganar un 5,9% en la víspera.

Entre las líderes, las acciones que más ganaron fueron las de Aluar (+1,5%), Grupo Financiero Galicia (+1%) y Banco Macro (+1%). Por el contrario, cerraron con signo negativo los papeles de Tenaris (-2,4%), Edenor (-2%) e YPF (-1,4%). Entre los títulos, se destacaron los avances de los "dollar linked".

Al concluir la jornada, el Índice General de la Bolsa se ubicó sin cambios en los 522.610 puntos, en tanto que el Merval 25 avanzó el 0,1%, hasta los 13.377 enteros.

El volumen de negocios operados en acciones totalizó 223,7 millones de pesos (USD 14,3 millones), con un resultado de 57 subas, 30 descensos y siete títulos sin cambios en su cotización.

Los bonos soberanos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) bajaron en promedio 0,2%, con un riesgo país medido por el banco JP Morgan que cedía 2 unidades a 452 unidades.

Expectativa por los holdouts

El Congreso probablemente derogue las dos leyes que impidieron al país poner fin a una disputa legal que afectó a sus finanzas. Un acuerdo permitiría al nuevo presidente argentino acceder al mercado de bonos globales y reactivar la economía sin imponer el tipo de ajuste fuerte que erosionó el poder de otros gobiernos en el pasado, incluso causando su salida antes de término.

"Es necesario que se lleve a cabo la discusión en el Congreso", enfatizó el lunes el ministro de Finanzas Alfonso Prat-Gay en declaraciones a periodistas.

Precisó que el monto de acuerdo con los llamados 'holdouts' suma unos 6.100 millones de dólares, sobre un total impago de alrededor de USD 20.000 millones, que incluye a toda clase de acreedores.

El Gobierno espera superar de inmediato la etapa de aislamiento financiero para

retornar a los mercados internacionales de crédito

. La idea es recurrir a la ansiada emisión de un bono en dólares, con jurisdicción en Estados Unidos, para cancelar parte del acuerdo que discute actualmente.