Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Política martes 23 de febrero 2016

Empieza el juicio oral por lavado de dinero del Cartel de Juárez en Argentina

Martín Angulo

Por: Martín Angulo mangulo@infobae.com

La organización narco liderada por "El señor de los cielos" transfirió USD18 millones para ser lavados en la compra de estancias, hoteles, casas y empresas en los 90

martes 23 de febrero 201609:23
Crédito: AP

"Operación Casabalanca". Año 1995. Agentes del Departamento de Aduana y Tesoro de los Estados Unidos se infiltraron en el "Cartel de Juárez", la poderosa organización criminal mexicana dedicada al narcotráfico.

Los espías estadounidenses lograron que el cartel remitiera parte de los fondos que obtuvo con la venta de droga en los Estados Unidos a cuentas bancarias de ese país. El objetivo era para poder seguir la ruta del dinero del narcotráfico. ¿El resultado? 18.417.299 dólares terminaron en Argentina para ser lavados en la compra de estancias, hoteles, viviendas, autos y empresas a través de una organización local del cartel.

Por ese hecho, a partir del próximo 25 de abril seis argentinos que formaron parte de la organización comenzarán a ser juzgados por el Tribunal Oral Federal 6 por los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

La causa se inició el 24 de noviembre de 1999 con una denuncia que Jorge Luis Olivares Novales, entonces jefe de Cancillería de la embajada de México en la Argentina, presentó en el Departamento de Investigaciones Patrimoniales del Narcotráfico de la Policía Federal: el cartel de Juárez lavaba dinero en el país.

El cartel de Juárez dominó el tráfico de droga desde México en la década del 90 cuando era liderado por Amado Carrillo Fuentes, conocido como "el señor de los cielos" porque llevaba la droga a Estados Unidos en aviones y fallecido en 1997, según se cree, durante una cirugía de cara para cambiar de apariencia.

La denuncia de México se basaba en los datos obtenidos en la "Operación Casablanca" que daban cuenta de que Fuentes y Eduardo González Quirarte, otro jefe del cartel de Juárez, remitían fondos del narcotráfico al país para ser lavados.

La Justicia concluyó que en Argentina los encargados de organizar el lavado fueron los empresarios Ángel Salvia y Nicolás Antonio Di Tullio, quienes estuvieron presos y enviados a juicio pero que no serán juzgados porque fallecieron. Salvia fue asesinado a balazos en mayo de 2007 junto a su pareja por el ex marido de ella, un ex sargento de la Policía Bonaerense.

La investigación que entonces realizó el juez federal Rodolfo Canicoba Corral determinó que Di Tullio abrió a su nombre la cuenta 25913 y la subcuenta 26051 en el "M.A. Banca Ltd." a donde se hicieron 30 transferencias del exterior por 14.268.649 dólares. También recibió otras 10 transferencias por 4.148.650 dólares en "M.A. Casa de Cambio". De esas entidades salieron los cheques con los que se compraron los bienes en el país y eran propiedad del banquero Aldo Ducler, quien fue sobreseído en la causa.

"Una vez que el grupo comenzó a percibir el dinero proveniente del tráfico de drogas puso en marcha su plan de inversiones en el país, para ello, en algunos casos formaron sociedades a tales fines y en otros adquirieron directamente paquetes accionarios de empresas que resultaban ser propietarias de distintos bienes inmuebles", sostuvo el fallecido fiscal federal Gerardo Di Masi cuando envió la causa a juicio.

La organización creó en 1997 las empresas "Mirbet SA", que compró la casa de la calle Almafuerte 1541 del exclusivo barrio Los Troncos, en Mar del Plata; "Estancia Rincón Grande SA", propietaria de una estancia en la localidad de Balcarce en la que se sospecha que vivió Carrillo Fuentes; "Hotel Tourbillon SA", con la que adquirió el hotel homónimo que pertenecía al Sindicato de Obreros Textiles; y "Agrosudeste SA", que se dedicó a la compra de maquinarias, equipos y accesos agrícolas para la estancia Rincón Grande.

También se utilizó el dinero del narcotráfico para la compra de ocho autos, un inmueble en Bahia Blanca, cuatro empresas, entre ellas la "Petrolera Mar Del Plata" que era de la familia de Salvia y otras que eran dueñas de estancias, y de un departamento ubicado en la avenida Alvear 1845/52 de esta ciudad.

En la causa declaró una empleada de la inmobiliaria que hizo la operación y dijo que Di Tullio le contó que era apoderado de un grupo de inversores mexicanos que le pidieron la compra de un departamento para instalarse en Buenos Aires. Parte de esos bienes están siendo administrados por el Tribunal Oral Federal y podrían ser decomisados ante una eventual condena.

"El origen espurio de los fondos se encuentra acreditada entre otras constancias por las copias certificadas de la investigación llevada a cabo en el marco de la operación Casablanca y de los juicios llevados a cabo en consecuencia por el Departamento del Tesoro de EEUU", señaló el fiscal Di Masi. En la causa también hay declaraciones de testigos protegidos y de arrepentidos mexicanos.

Para el funcionario judicial "este grupo tenía como fin el de introducir al sistema financiero argentino dinero proveniente de la venta de estupefacientes llevada a cavado en las principales ciudades de Estados Unidos por el denominado Cartel de Juárez, para lo cual han adquirido y/o formado diversas sociedades comerciales y han comprado importantes bienes inmuebles, en su mayoría campos".

A partir del 25 de abril serán juzgados Raúl Marinone, Roberto Trolio, Mirta Llera, Miguel Lorente, Óscar Moreno y Algredo Rodríguez, quienes para la justicia formaron parte de la red de lavado ocupando cargos directivos en las empresas compradas o recibiendo transferencias de fondos ilícitos. Ninguno de ellos está detenido y en rigor nueve personas habían sido enviadas a juicio pero por los 16 años que lleva el caso desde su inicio, tres de ellas fallecieron.

El juicio estará a cargo de los jueces Julio Panelo, María del Carmen Roqueta y José Martínez Sobrino. El fiscal será Diego Velazco, que contará con el apoyo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), a cargo de Carlos Gonella, y está previsto que declaren cerca de 200 testigos. El mes que viene se realizará una audiencia previa para establecer la organización del juicio y no se descarta que se reduzca la lista de testigos.

El juicio se hará con la vieja ley de lavado de dinero porque los hechos ocurrieron antes de la entrada en vigencia de la nueva norma.

Comentá