162
162

El Gobierno argentino se apresta a retirar la apelación contra el fallo de la Justicia de los EEUU que el año pasado impidió que Citigroup procesara el pago de bonos por USD 2.300 millones emitidos bajo la ley del país.

Una Corte de Apelaciones en Nueva York tiene previsto discutir el caso en una audiencia el miércoles, según informa Reuters. Pero según documentos judiciales, los abogados de Argentina dijeron que el Gobierno del recién asumido presidente Mauricio Macri había decidido no seguir adelante con la apelación.

La decisión se produce después de que el juez de distrito estadounidense Thomas Griesa indicó el viernes su disposición a levantar una orden que restringe al país pagar vencimiantos a acreedores que participaron en pasadas reestructuraciones, luego de que Argentina cayera en una moratoria por 100.000 millones de dólares en el 2002.

Previamente este mes, Argentina propuso pagar USD 6.500 millones para resolver un litigio con los acreedores que no participaron en las reestructuraciones del 2005 y el 2010 y que presentaron demandas para recibir el pago de la deuda en moratoria.

Un importante legislador y analistas dijeron el lunes que el Congreso Nacional probablemente derogará dos leyes que impidieron al país poner fin a la disputa legal, que ha afectado a sus finanzas: la llamada "ley cerrojo" y la "ley de pago soberano".

Una de ellas permite que el pago de los bonos sea procesado en Buenos Aires en lugar de Estados Unidos, y la otra prohíbe que el Gobierno ofrezca mejores términos que los que fueron incluidos en las reestructuraciones de deuda del 2005 y el 2010.

Los fondos estuvieron en negociaciones con la administración de Macri en semanas recientes en Nueva York para resolver la disputa, que ya lleva años. La decisión del viernes restó influencia de los fondos en esas discusiones, al poner en duda el futuro de las órdenes que impiden los pagos.

"Creemos que vamos a tener el número para lograrlo", dijo Nicolás Massot, uno de los líderes del partido PRO de Macri en la Cámara de Diputados, a radios locales.

Los analistas coincidieron con que Macri probablemente conseguirá los votos necesarios en el parlamento, apelando a los miembros moderados de la oposición peronista, que quedó sin un líder claro desde que Cristina Kirchner concluyó su mandato en diciembre.

Se prevé que los gobernadores provinciales den respaldo a través de los senadores que les responden a la derogación de las dos leyes a fin de mejorar las finanzas de sus propios distritos y conseguir recursos para muy necesarios proyectos de infraestructura y obras públicas.

"Las

peleas de facciones

dentro del peronismo y la situación financiera crítica de las provincias deberían

ayudar a que Macri consiga la derogación

de ambas leyes en el Congreso", dijo

Ignacio Labaqui

, quien sigue a Argentina para la consultora

Medley Global Advisors

en Nueva York.