Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Economía domingo 21 de febrero 2016

Para el presidente mundial de General Motors, Brasil debe tomar el ejemplo argentino

Dan Ammann puso en duda la marcha de las inversiones en ese país, debido a la crisis económica y política que se registra allí. "Argentina mostró cómo la situación puede cambiar rápidamente con el liderazgo correcto de la economía", lo contrapuso

domingo 21 de febrero 201613:37
Crédito:
El presidente mundial del gigante automotor Geneeral Motors, Dan Ammann, consideró que Brasil -que enfrenta una dura crisis económica y política- debería tomar como ejemplo a la Argentina para retomar el sendero de crecimiento.

El ejecutivo dio una extensa entrevista a un influyente periódico de San Pablo, corazón industrial brasileño, donde puso en dudas los planes de inversión, debido a la continua caída del mercado interno y la parálisis económica, que ocurre en simultáneo con una grave crisis política, con acusaciones de corrupción que impactan a lo más alto del PT, el partido de gobierno.

El ejecutivo sugirió que Brasil podría seguir el ejemplo de Argentina, donde la elección del presidente Mauricio Macri generó un cambio hacia políticas favorables a los negocios que están restaurando la confianza de los inversores, tras 12 años de férreos controles comerciales y cambiarios. "Argentina mostró cómo la situación puede cambiar rápidamente con el liderazgo correcto de la economía", declaró.

Antes de esa declaración, General Motors confirmó que reconsiderará sus planes de nuevas inversiones en Brasil si la situación política y económica no mejora, según lo dijo el presidente de la compañía, Dan Ammann, en una entrevista publicada el domingo.

Brasil fue hasta hace poco uno de los cinco mercados automotores más grandes del mundo, pero el país ha caído en su peor recesión en 25 años y la confiaza empresarial ha sido socavada por la incertidumbre política y una campaña para realizar un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff.

"Espero ver avances políticos y económicos en los próximos seis a 12 meses, lo que podría permitir que nos apeguemos a nuestro plan de inversión", dijo Ammann al diario Estado de Sao Paulo. De otra manera, GM lo "reevaluaría", agregó.

GM anunció el año pasado que planea invertir 6.500 millones de reales (1.620 millones de dólares) en nuevos productos y tecnología en Brasil hasta el 2019. La recesión, sin embargo, ha golpeado duramente al sector automotor. La producción de automóviles y camiones cayó un 29,3 por ciento en enero respecto al año previo, su mes más bajo desde el 2003, y las ventas se hundieron un 38,8 por ciento, su menor total mensual en casi nueve años, según la asociación nacional de compañías automotrices Anfavea.

Ammann dijo que es muy pronto para decir si GM cerrará alguna de sus cinco plantas en Brasil. "La pregunta importante es saber cuándo veremos la estabilidad que nos permita seguir invirtiendo. Estamos preocupados porque el ambiente es inestable y el panorama para los próximos años es incierto", afirmó.


Comentá