Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

El presidente Mauricio Macri confirmó esta mañana que presentará en las próximas semanas un proyecto para subir el mínimo del impuesto a los Bienes Personales, que actualmente está en los 305 mil pesos, pero aclaró que se está trabajando en aplicar una fórmula que permita afectar de manera ordenada ese tributo sobre la tasa inmobiliaria que cobran las provincias.


"Estamos trabajando en subir el mínimo (en Bienes Personales) porque hoy entra hasta aquel que tiene una vivienda familiar, eso también está mal, pero estamos viendo para que no se encadene con los impuestos inmobiliarios" que cobran cada provincia, explicó el primer mandatario al hablar luego de los cambios puestos en marcha en Ganancias.


El Presidente aclaró que la fórmula que se está analizando busca que los cambios en el impuesto a los bienes personales "no termine perjudicando el funcionamiento de las ciudades, que tendrían que vivir todas no de tasas raras, sino del impuesto inmobiliario, como pasa en la mayor parte del mundo, igual que el impuesto inmobiliario rural, a nivel provincial".


El primer mandatario aclaró que estuvo trabajando junto al ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, y el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, para avanzar con el proyecto de ley. "Esa modificación la vamos a proponer en el Congreso en marzo", consignó Mauricio Macri en una entrevista con Cadena 3.


Las últimas modificaciones al impuesto a los Bienes Personales habían sido impulsadas en 2013, pero finalmente quedó sin efecto y se mantuvo el actual esquema que establece que deben pagar el tributo aquellos que cuentan con un patrimonio registral superior a los 305 mil pesos, según el valor fiscal, es decir el que es reconocido por el Estado.


Los bienes gravados son automóviles, vehículos en general y propiedades, entre otros. Con el impacto de la inflación y de la depreciación de la moneda, la mayoría de las viviendas urbanas deberían estar incluidas en el impuesto, pero, ante la valoración fiscal baja que tiene, muchos no pagan.


En 2015 tributaron el Impuesto a los Bienes Personales unas 664.000 personas, sobre un total de de casi 19 millones de trabajadores, esto es menos del 4% de ese universo.