Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

El presidente Mauricio Macri concretó su promesa de campaña: elevar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias a $30.000 brutos, esto es antes de que se aplica el descuento para la jubilación y la obra social. Y como es un tributo anual, es retroactivo al 1 de enero de 2016.


Más allá de esta actualización, que se hará por un decreto, todavía quedan algunos temas pendientes que podrían tratarse en las sesiones del Congreso a partir de marzo. Hay cinco puntos que deberán aclararse:


1. Escalas y deducciones: es una de las grandes incógnitas del anuncio de Mauricio Macri. Hugo Moyano, titular de la CGT, aseguró tras el anuncio que el Congreso deberá hacerse cargo de esta instancia, pero desde el Gobierno no dieron más detalles. La tabla de alícuotas no se modifica desde hace más de 15 años, y es la que hace que se incremente el gravamen a medida que crece el salario. Cómo quedarán las deducciones, por ejemplo, para casados con hijos, tampoco quedó claro.


2. Ajuste automático: la Ley del Impuesto a las Ganancias explicita el ajuste automático de estos parámetros, pero está suspendido desde 2002 por la vigencia de la Ley de Emergencia Económica. La idea de fondo es que el tributo tenga una actualización del mínimo no imponible que no depende de los anuncios presidenciales.