Es un vehículo inteligente, autónomo y eléctrico que se caracteriza por su alto grado de seguridad 162
Es un vehículo inteligente, autónomo y eléctrico que se caracteriza por su alto grado de seguridad 162

Las invenciones del auto del mañana no detienen su derrame. Inteligentes, autónomos, eléctricos, conectados e híperseguros, los nuevos vehículos futuristas no podrán estar exentos de estas tecnologías si pretenden posicionarse a la vanguardia del mercados. El "Espejo Provocador" de Alexander Malyshev, además de adoptar autonomía en la conducción y un sistema de propulsión híbrido, querrá irrumpir en la industria con el auto de ciudad más seguro del futuro gracias a su estructura interior tubular inspirado en la jaula de los coches de Rally.

video mirror provocator.mp4

Los fabricantes tradicionales de la industria automotriz y las compañías dedicadas al desarrollo tecnológico no están solos en la procreación de los autos del futuro: ahora los diseñadores se incorporan para regar de ideas y competencia la producción. El "Espejo Provocador" es una diseño de Alexander Malyshev especialmente dedicado para el traslado en ciudad. Es, esencialmente, un coche inteligente con autonomía en la conducción que se destaca por su alto grado de seguridad: su estructura interior está influenciada por el sentido de la protección de la jaula de los autos de Rally. Esta creación sobresale por estar armado sobre un bastidor tubular con muchos detalles hechos en polímeros. De esta manera, según argumenta el diseñador, el cuerpo puede absorber y asimilar de modo más eficaz los impactos en caso de accidentes.

 162
162

Cuenta con un espacio, mínimo, para cuatro pasajeros más un equipaje pequeño con una tamaño similar al Smart ForTwo, aunque dotado por dos butacas más. Su puerta de entrada se encuentra en la parte trasera para no alterar la distribución del mecanismo de blindaje, su atributo principal. Si bien hay aberturas en los sectores laterales, su diseño está pensado para ingresar y egresar por la puerta posterior. Cómodo o no, la experiencia de confortabilidad en el vehículo inteligente pierde frente a la garantía de otorgar mayor seguridad.

 162
162

El coche inteligente del futuro, elegido para circular por la ciudad, tiene dos versiones diferentes: con un motor de combustión clásico y con un sistema de propulsión híbrido o eléctrico. En el caso del uso tradicional podría llevar un pequeño motor turbo de gasolina o diésel de tres cilindros de hasta 1,5 litros. El modelo híbrido o eléctrico podría componerse por un paquete de baterías instaladas en el piso del vehículo que brindaría una autonomía cercana a los 400 kilómetros.

El interior tiene conceptos de diseños minimalistas y a la par materiales tan típicos como prácticos: volante ajustable, levantavidrios eléctrico, espejos, butacas y techo solar. Un sistema de entretenimiento para los asientos traseros y un sistema de navegación acompañan las tecnologías de vanguardia en los vehículos inteligentes. Faros de xenón, transmisión automática, sensores de lluvia, de luz y control de velocidad crucero podrán ser equipados al "Espejo Provocador" de forma opcional.