Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Sociedad sábado 13 de febrero 2016

Tristán y su increíble y casual encuentro con un hermano que no conocía

Tatiana Schapiro

Por: Tatiana Schapiro

Tras sorprender en "Historia de un clan", volvió al teatro con "El champán las pone mimosas". En charla con Infobae habla de sus orígenes y de la actualidad: "Tuvieron 12 años para hacer críticas, pero parece que estábamos en el País de las Maravillas"

sábado 13 de febrero 201606:00
Crédito:

— ¿Volvés a Pergamino?

— Vuelvo, tengo familiares, tengo hijos de primos hermanos. Ya se fueron todos, los abuelos, sus hermanos, mi madre, que descansen en paz todos.

¿Con casi 56 años de carrera, Historia de un clan fue el primer papel dramático?

— El primero.

— ¿Te sorprendió la propuesta?

— No, porque tenía una cierta imagen de Luisito Ortega y después me encontré con compañeros que se abrieron de una manera extraordinaria. Cuando me dijeron lo que tenía que hacer, un coronel, lo primero que pensé fue que en el servicio militar me tocaba Marina, pero no lo hice por el problema de la vista. Además en ese momento estaba con mi madre, hijo único, y el médico que me atendió me dijo "cómo no hizo los papeles si es hijo único..." Igual yo, "zafaroni". Zafé.

— Tu papá se fue cuando vos eras muy chiquito.

— 6, 7 años, sí.

— ¿No lo viste más?

— No. Llamaron una vez... Él estaba en González Catán. Fallece, nosotros vamos y cuando llegamos ya lo habían enterrado. Con un julepe bárbaro porque tuve que dormir en la habitación en un colchón ahí en el piso, jovencito.

— ¿Cuántos años tenías?

— Estaba aterrado. Tendría unos 10 años. Porque a los 11 ya empecé a trabajar. Me levantaba a las 5 de la mañana, 6 pesos y medio kilo de pan para ayudar a mi madre. La pieza de ladrillo y la cocina de tierra. Yo tenía tres vocaciones en mi vida: ser sacerdote, ser policía y ser actor. Las 3 son actos de servicio. Siendo actor, yo puedo hacer de policía, puedo hacer de sacerdote, de camionero, de taxista, de lo que sea.

— Te permitió jugar mucho más.

— Yo iba y venía de Pergamino. Me traía un expreso que ya no existe más que era el expreso El Relámpago de Pergamino, para salvarme el viaje. Ganaba 600 pesos por mes y gastaba 1200. Entonces empecé a vender alfajores y budines en la parada de San Antonio de Areco. Después vendía en la recova del Once, donde paraba, y ya ganaba 2 mil y tanto, más 600 en la radio, 2.800.

"Cuando voy a entrar al canal, me paran: -¿Ud cómo se llama? -Tristán Díaz Ocampo. -Mi padre se llama así..."

En ese momento, estaba uno de los grandes, que se llamó Guillermo Rico, que era de Los grandes del buen humor, haciendo a Juan Domingo Perón. Y lo hacía tan largo que cuando llegaba a la parte mía cortaban, y Cammarota un día me dice: "Usted hace tres meses que está viniendo de Pergamino y la verdad que como está Guillermo haciendo el papel de Juan Domingo Perón, directamente le voy a tener que decir que termine". Le digo: "Pero escúcheme, yo me quiero venir a vivir a Buenos Aires. Mi papá era jefe de correos en Pergamino y si me consigue un trabajo me vengo a vivir acá". A la semana, telegrama en mi casa: "Preséntese a trabajar en el Correo Central". Trabajé tres años y medio en el Correo Central.

Un día me convocan para ir a hacer Telecómicos, comencé y pegué un personaje muy lindo. Lo grave de todo esto es que cuando voy a entrar me dicen: "¿A dónde va usted?, ¿cómo se llama?". "Yo estoy en Telecómicos". "¿Pero cómo se llama usted?". "Tristán Díaz Ocampo". "Mi papá también se llamaba Tristán Díaz Ocampo". Lo miro y era mi papá pelado, me llevaría unos 25 años. Se llamaba Julio Argentino González. MI papá no le había dado el apellido, pero fueron ellos los que vinieron a buscar a mi padre para llevarlo a González Catán.

— ¿Así te encontraste a tu hermano?

— Es así, y después había una hermana, que no la conocí, se llamaba Estela Maris, un poco menor, había fallecido ya.

Tristan: "Es muy sucia la política"

— ¿Con él seguiste teniendo relación?

— Sí, hasta que un día estando en Mar del Plata me mandaron un telegrama diciendo que había fallecido. Las cosas de la vida son extraordinarias.

— Tenía que suceder, evidentemente.

— Sí, tengo que escribir un Libro gordo de Petete en 7 tomos yo. Con los años, con lo que he vivido, con lo que he visto y con lo que nunca me animé. Porque me han ofrecido. No, nunca.

— ¿Nunca probaste drogas?

— No. Me han ofrecido. Me han ofrecido droga pero a lo pavo. Pero no. Me decían: "Mirá, probá, acá tenes la rosada". Les decía: "¿Qué es, la casa de Gobierno?". Les tomaba el pelo. Si tomo un medicamente es porque me lo indicó el médico. No tomo. Me pueden hacer una rinoscopia, lo que quieran. No tomo alcohol tampoco.

— ¿Eso tuvo que ver con tu padre?

— Sin lugar a dudas.

— ¿Era alcohólico?

— Sí, tomaba, pero mis hijos no. Es increíble, nunca les prohibí.

— ¿Algo les habrá quedado,no?

— Sí, yo creo que sí. Les quedó y me siento orgulloso de ellos.

— ¿Cuántos hijos y cuántos nietos?

— Tengo 4 hijos, el primero me falleció de diarrea estival...

"Fui candidato a intendente de Pergamino. Entré segundo, como Reutemann en las carreras"

— Muy chiquitito.

— Muy chico. Después tengo a Victoria del Valle, ella tiene a Natalia, Hugo y Camila. Tiene tres hijos, que serían tres nietos. Más otro nieto que me aparece ahora de mi hijo querido en Perú que está hace ocho años radicado ahí. Después tengo otro hijo que está viviendo en Mar del Plata. Son buena gente, tengo que dar gracias a Dios.

— ¿Qué pasó en el 2001 que te postulaste como candidato a intendente en Pergamino?

— Pienso que en ese momento no estaba muy preparado para la política, creía que era otra cosa.

— ¿Con qué partido te presentaste?

— Por el partido peronista. En su momento con el doctor Carlos Saúl. Y bueno.

— Quedaste segundo.

— Entré segundo, sí. Como las carreras. Como le pasaba a Reutemann, que pobre tirado se quedó sin nafta.

— ¿Quedó algo de esa vocación política? ¿Si hoy te convocaran para hacer algo te interesaría?

— No creo. Es muy sucia la política. Me lo demostraron. Hasta los mismos que estaban conmigo se daban vuelta. Soy escorpiano, soy blanco o negro. Pero trato de ser claro en las cosas. Se me entiende o no se me entiende y si no corto al medio, andá para allá que yo me quedo por acá, se terminó. Algunos venían a querer especular con la política si yo hubiera sido intendente, pero esos eran los primeros que iban a partir. Yo tengo vocación y a Pergamino lo llevo adentro de mi corazón.

"Macri abrió la puerta y al otro día ya le están tirando y lo bombardean por todos lados"

— ¿Cómo ves estos primeros dos meses del nuevo gobierno?

— Lo están castigando a Macri y tuvieron 12 años para poder hacer críticas. Porque estábamos en el país de las maravillas. Alicia en el país de las maravillas. Todo tiene un proceso. Soy amigo de Daniel Scioli, conozco bien las muy buenas intenciones que ha tenido con ser candidato a presidente de la Nación. De la misma manera, valoro a Macri por lo que ha hecho siendo presidente de Boca Juniors. Tenemos que dejar hacer y ser un poquito más considerados con los demás.

— ¿Te parece injusto que lo estén castigando, como decís?

— Abrió la puerta y al otro día ya le están tirando y lo bombardean por todos lados. Dejen que haga. Esperen a ver los proyectos que tiene, a ver qué es lo que va a hacer. Apoyemos todos, somos argentinos. Acá tienen que fundirse los dos partidos ¿En qué sentido? En ser argentinos.

— ¿Cómo repercuten los problemas económicos en la venta de entradas de teatro?

— Repercute, como repercute también en la comida. Si hoy compraste en la farmacia pagaste 25 y mañana 27, 32, 35 ¿A qué jugamos? ¿Cómo baja el dólar y no bajan los precios?

Agradecimiento: 
Romina Sala, Peinado y Maquillaje. TW: @RSimagensocial

Ver más:

,

Comentá