AFP 162
AFP 162

Lionel Messi no suele caracterizarse por utilizar su dinero en compras excéntricas o tener una flota de autos en su garaje, como tienen otros deportistas que alcanzan semejante fortuna.

Sin embargo, el argentino ha invertido una importante suma de dinero para poder disfrutar de una Ferrari 335 S Spider Scaglietti de 1957, según informó el multimillonario Alessandro Proto, ex propietario del vehículo, a la revista Bleacher Report.

La puja realizada en París, que comenzó en 20 millones de euros (22,5 millones de dólares), llegó hasta los 28,3 millones de euros (32 millones de dólares), gracias al esfuerzo económico que realizó el delantero del Barcelona, quien ofertó más que todos los presentes, entre los cuales se encontraba el portugués Cristiano Ronaldo. Con los gastos administrativos y los premios a la casa de subastas Artcurial, a cargo de la venta, el valor final del Ferrari alcanzó los 35 millones de dólares.

 Reuters 163
Reuters 163

 AFP 163
AFP 163

 Reuters 163
Reuters 163

Obviamente, ambos futbolistas no se presentaron en la subasta, sino que enviaron a un representante con instrucciones específicas de hasta cuánto estaban dispuestos a gastar.

 Reuters 163
Reuters 163
 AFP 163
AFP 163

El Ferrari chasis 0674, cuya carrocería fue fabricada por Scaglietti, provenía de la colección del industrial francés Pierre Bardinon, uno de los especialistas de la marca del caballito italiano, que falleció en 2012. Bardinon lo había comprado en 1970 y tras una restauración lo mantuvo prácticamente oculto a los ojos del público.

En 1957, el Ferrari corrió las 12 horas de Sebring (quedó en sexto lugar), las Mille Migla (segundo lugar) y las legendarias 24 horas de Le Mans, con el piloto británico Mike Hawthorn al volante. Durante esa carrera, el auto se convirtió en el primero en superar los 200 km/h de media en una vuelta al trazado de La Sarthe. Finalmente, el equipo tuvo que abandonar en la quinta hora por un fallo mecánico grave.

Nada menos que Stirling Moss lo llevó un año después a la victoria en el Gran Premio de Cuba de 1958, la carrera en cuya jornada previa Juan Manuel Fangio fue secuestrado por el Movimiento Guerrillero comandado por Fidel Castro.

 163
163

"Sea una obra de arte o el rey de la velocidad, este automóvil representa la quintaesencia de la perfección: belleza, éxitos en competición, historia y autenticidad", destacó Matthieu Lamoure, director general de la casa de subasta Artcurial Motorcars.

LEA MÁS: