Buscar en Infobae

Mundo miércoles 10 de febrero 2016

Shmuel Ur, el científico israelí que puede 'controlar' los movimientos de Lionel Messi

En diálogo con Infobae, explicó un método para intervenir en el juego de las grandes estrellas del fútbol mundial y compartió algunos de sus cientos de inventos

miércoles 10 de febrero 201614:10
Shmuel Ur es un reconocido inventor israelí
Shmuel Ur es un reconocido inventor israelí Crédito: Universidad Di Tella

Los fanáticos del fútbol, en el fervor de un partido, generalmente se convierten en el jugador número 12. No importa la camiseta ni el equipo, siempre va a haber reproches por un pase mal dado o por una definición sin destino de red. En ese instante, todos creemos tener la receta justa para llegar al triunfo. Pero la realidad es que a nuestras indicaciones se las lleva el viento.

"Imagina que estás viendo por TV a Lionel Messi jugar para el Barcelona y sabes que Luis Suárez debió haberle pasado el balón. Querrás decirle qué hacer pero no podrás", planteó Shmuel Ur, científico israelí, en diálogo con Infobae.

Ur, quien indicó que siempre trabaja "a partir de problemas", encontró esta recurrente situación en los fanáticos del fútbol. Entonces comenzó a trabajar en una solución. "Cuando le quieres dar una indicación, gritar es una buena idea, pero el jugador te ignorará".

Shmuel-Ur-en-la-Di-Tella-1920-2.jpg
Además de trabajar de forma independiente, Ur también realiza trabajos de asesoramiento para particulares y empresas

Entonces, ¿cómo puede uno intervenir en el juego de Messi y compañía? "Mientras estás viendo el partido, presionas un botón en tu control remoto y aparecerá un videojuego con los jugadores en la misma posición".

"A partir de ahí, comienzas a jugar y determinar si tus indicaciones eran acertadas", señaló el inventor israelí, quien desarrolló esta herramienta entre las 70 ideas que vendió en los últimos cinco años después de retirarse de IBM Haiffa para convertirse en un "inventor independiente".

"La mayoría de la gente no ve a los problemas como algo bueno, los ven como algo malo, y para mí un problema es la manera en que hago mi dinero", reconoció el científico, quien, además, patentó unas 150 ideas desde 2011.

Incluso manifestó que aun resolviendo ese "problema", como en este caso controlar los movimientos de los jugadores de fútbol, no queda satisfecho. "Porque encontraría nuevos problemas para resolver".

Shmuel-Ur-en-la-Di-Tella-1920-8.jpg
Ur, durante su intervención en la Universidad Di Tella de Buenos Aires

Ur, quien brindó una conferencia en la Universidad Di Tella de Buenos Aires, trabaja en las más diversas áreas: desde la ciencia y la tecnología, hasta la seguridad y la ingeniería, entre otras. El fútbol se vive con una desaforada pasión en muchas partes del mundo. Sin embargo, el científico trabajó sobre otro aspecto que despierta pasiones en varios rincones del globo: el tango.

"Uno puede conducir en el baile a su compañero sin hacer demasiada fuerza. El compañero necesita aprender a seguir a su guía", enseñó el inventor israelí, residente de la pequeña ciudad de Galilea.

Más allá de su gusto por el tango, Ur se dio cuenta de que los movimientos de este tipo de baile "podían ser utilizados para ayudar a las personas ciegas". ¿En qué sentido? "Ciertos toques y movimientos entre los bailarines indican el recorrido que deben seguir en la pista".

Shmuel-Ur-en-la-Di-Tella-1920-7.jpg
En los últimos cinco años, el inventor patentó más de 70 ideas

Entonces, el científico diseñó un cinturón que, "a través de sensores, emite señales de direcciones para personas ciegas".

Durante su entrevista con este medio, Ur instó a los jóvenes a animarse a sacar a la luz sus ideas y "trabajar sobre ellas". Aclaró que, casi siempre, en el primer intento uno falla. Pero llamó a no amedrentarse ante las adversidades. "A nadie le gusta fallar, pero está bien, porque al mismo tiempo uno aprende mucho", apuntó.

"Hay que aprender del proceso", completó el inventor israelí, quien además creo un método para detectar qué personas mienten en los aeropuertos y un anteojo que emite aromas de acuerdo al tipo de situación en el que se encuentra la persona en cuestión, entre otras tantas invenciones.

"Uno tiene que mirar alrededor y va a encontrar muchos problemas. Pero uno se tiene que dar cuenta de que eso no representa un problema, sino una oportunidad", concluyó.

Comentarios