El defensor colombiano, Eder Alvarez Balanta, se realizó un estudio médico para determinar la gravedad de la lesión muscular que lo obligó a dejar el partido con Quilmes en los primeros minutos.

El central llegó cerca del mediodía a la Clínica Rossi, rengueando y con evidentes gestos de dolor, y si bien contó que mañana le confirmarán el resultado, el cafetero habría sufrido un desgarro.

De confirmarse la lesión, Balanta estaría al menos tres semanas fueras de las canchas y se perdería el debut en la Copa Libertadores ante Trujillanos, el 25 de este mes en Venezuela. El defensor confirmó que sintió "un pinchazo" antes de empezar el partido y quiso seguir para intentar jugar el encuentro, pero debió ser reemplazado a los 8 minutos del primer tiempo.

El parte oficial del cuerpo médico de River aseguró que el colombiano sufrió una "lesión músculo-tendinosa en el isquiotibial izquierdo". "Me exigí mucho en la elongación previa al partido", agregó el ´protagonista al salir de la clínica y detalló que "fue justo antes de arrancar y no tuve tiempo de avisar. La intención era tratar de probar si con el paso de los minutos se pasaba y si era una molestia momentánea, pero no se pudo".