EFE 163
EFE 163

Al menos 28 miembros del autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) murieron en las últimas 24 horas por bombardeos de drones y choques con la Policía afgana en la provincia oriental de Nangarhar, el principal bastión del grupo yihadista en Afganistán.

Los bombardeos de aviones no tripulados estadounidenses tuvieron lugar anoche, en el distrito de Achin, afirmó a EFE el vocero del gobernador de Nangarhar, Atullah Jogianai.

"En el primer bombardeo murieron 5 miembros del Daesh (acrónimo en árabe del ISIS) y en el segundo 11", explicó el portavoz.

El Estado Islámico está presente en al menos cuatro provincias de Afganistán

Según Jogianai, en el distrito de Kot, limítrofe con el de Achin, se produjeron, también anoche, los choques entre las fuerzas de seguridad afganas y los yihadistas, que dejaron a 12 miembros de ISIS muertos y a otros 10 heridos.

El portavoz de la Policía de Nangarhar, Hazrat Husain Mashriqiwal, confirmó la muerte de los 12 miembros de ISIS en el distrito de Kot, y concretó que se produjo cuando los yihadistas trataron de atacar un puesto de control policial.

LEA MÁS:

De acuerdo con Mashriqiwal, el área está ya bajo control de las fuerzas afganas y "cuatro cadáveres de luchadores del Daesh (ISIS) permanecen todavía en el campo de batalla".

El Estado Islámico está presente en al menos cuatro provincias del este y sur de Afganistán desde hace un año y tiene en Nangarhar su mayor bastión en el país asiático.

La irrupción del grupo yihadista alteró el escenario de guerra de los últimos 15 años en el país y llevó al Gobierno afgano, hasta entonces enfrentado solo a los talibanes, a establecer unidades especiales para combatirlo.