163
163

La red social Twitter creó cinco emoticones exclusivos para celebrar la visita que el papa Francisco realizará a México: el rostro de Jorge Mario Bergoglio sobre una bandera mexicana, las catedrales de Michoacán, San Cristóbal de las Casas y Ciudad Juárez y El Ángel de la Independencia.

La compañía espera que se generen miles de tuits sobre la visita a México del Papa y para ello ha creado, en colaboración con el episcopado mexicano, la etiqueta oficial #PapaenMex para así facilitar "una conversación mundial dentro de la plataforma".

Además de esta hashtag general, cada sede que el Papa visite tendrá su emoticón emblemático de la ciudad. Por ello, quienes hagan un tuit con las etiquetas oficiales verán automáticamente los emoticones exclusivos.

Las ciudades con sus etiquetas son: Ciudad Juárez (#PapaenCDJ), Ciudad de México (#PapaenCDmx), Chiapas (#PapaenCHPS), Michoacán (#PapaenMich) y la citada del Papa en México (#PapaenMex).

LEA MÁS:


La cuenta oficial del Pontífice tiene 26 millones de seguidores en los nueve idiomas –incluido el latín– en los que aparece, siendo la versión en español, @Pontifex, la más popular con 11 millones de simpatizantes.

Según declaró a EFE la responsable de comunicación de Twitter en México, Mónica Portes, el líder de la Iglesia católica es "supertuitero", le gusta conectar con los fieles también por esta red social y es uno de sus líderes más influyentes.

Por su parte, la conferencia del episcopado mexicano también ha abierto su propio Twitter @ConElPapa, un canal en YouTube y cuentas con el título ConElPapa en Facebook, Instagram y Snapchat, donde ofrece catequesis e información relevante en torno a la visita de Jorge Mario Bergoglio.


 163
163

La visita del papa Francisco a México es la cuarta del Pontífice al continente americano, después de su viaje a Cuba, Estados Unidos, Ecuador, Bolivia y Paraguay en 2015 y a Brasil en 2013. El primer papa latinoamericano es el tercer pontífice que viaja a México, después de que Juan Pablo II lo hiciera en cinco ocasiones y Benedicto XVI en una.