163
163

Libia asiste a un incremento de extremistas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en los últimos meses, mientras el número de yihadistas se ha reducido por miles en Irak y Siria, informó este jueves un funcionario de Defensa estadounidense.

Unos 5.000 combatientes de ISIS están ahora en Libia, indicó el responsable, elevando una estimación anterior de entre 2.000 y 3.000 sólo en el país del norte de África.

Además, agregó que Estados Unidos cree que ahora hay entre 19.000 y 25.000 combatientes de ISIS en Irak y Siria, bastante menos que en una evaluación anterior de entre 20.000 y 33.000.

LEA MÁS:

Estos nuevos números fueron difundidos en momentos en los que el gobierno de Barack Obama enfrenta crecientes llamados a una acción militar estadounidense contra el Estado Islámico en Libia. Mientras tanto, mantiene una campaña de ataques aéreos sobre posiciones del grupo en Siria e Irak.

El funcionario, que habló a condición de mantener el anonimato, dijo que esos bombardeos habían sido en efecto el motivo por el que los combatientes de ISIS vieron reducidas sus fuerzas en Irak y Siria, junto con el endurecimiento de las restricciones de viaje.

Es una "combinación de muertos en los campos de batalla, deserciones, acciones disciplinarias internas, recorte en el reclutamiento y las dificultades de los combatientes extranjeros para viajar hacia Siria", indicó.

 AP 163
AP 163

En Libia los yihadistas de ISIS tienen ya el control de la ciudad mediterránea de Sirte, donde nació el ex dictador Muammar Kadhafi. El país se encuentra en un proceso de virtual desintegración desde que Kadhafi fue expulsado del poder con apoyo de la OTAN en 2011.

Según la ONU, unos 2,4 de los 6 millones de libios necesitan ayuda pese a los importantes recursos petroleros que tiene el país.

La presencia de ISIS en la zona costera de Sirte preocupa a la comunidad internacional, y responsables locales aseguran que en la zona hay cientos de yihadistas extranjeros –tunecinos, sudaneses, yemeníes o nigerianos de Boko Haram–, que acuden allí para formarse antes de llevar a cabo ataques en otros lugares.

Italia, ex potencia colonial de Libia, está dispuesta desde hace meses a

liderar una eventual intervención militar, pero exige el acuerdo de un gobierno reconocido y un mandato preciso de la ONU.