162
162

Durante poco más de una hora, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, estuvo reunido en su despacho del primer piso de Casa Rosada con Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la organización política Tupac Amaru, en lo que fue la primera reunión del Gobierno con la agrupación jujeña desde que detuvieron a su jefa, Milagro Sala.

"Fue un pequeño paso adelante, creemos que nos escucharon sinceramente", admitió Garfagnini a Infobae. El militante llegó acompañado por el dirigente Emilio Pérsico, que acompaña el campamento de Plaza de Mayo, y Jorge Lozano, el obispo que preside la Comisión de Pastoral Social de la Iglesia, que fue quien acercó posiciones.

Lozano, un hombre cercano al papa Francisco, había sido clave para el levantamiento del acampe de la agrupación en Jujuy, días atrás. Por el lado del Gobierno, además de Peña, participaron el secretario de Culto, Santiago de Estrada, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

"El lunes pasado tuvimos en la conferencia episcopal una reunión con alrededor de 25 organizaciones sociales y varios de los miembros hablaron sobre la preocupación sobre la situación de Milagro Sala y otras medidas que se estaban tomando. Mi rol era de generar el espacio de diálogo para el que estaba", contó Lozano sobre su participación.

En diálogo con radio El Mundo, el obispo contó que al plantearle la liberación de Sala, Marcos Peña aclaró que "dependía de otro poder del Estado". Sin embargo, Lozano opinó que "hay un clima de diálogo y de búsqueda de respuestas en el país".

Garfagnini aseguró que volvieron a ratificar ante el Gobierno que la detención de Sala es estrictamente política, y culparon en la reunión al gobernador Gerardo Morales, a quien el presidente Mauricio Macri le dio su explícito apoyo. Peña solo se limitó a escuchar el reclamo, y aseveró que el Gobierno está dispuesto a tender puentes de diálogo. No descartan alguna otra convocatoria en caso de ser necesario. Desde la Tupac explicaron que, llegada esa instancia, el nexo será siempre Lozano.

La reunión cobra relevancia no solo porque es la primera desde la detención de la militante jujeña, sino porque el presidente Macri visitará la provincia mañana y se reunirá con Morales.