Buscar en Infobae

América Latina miércoles 03 de febrero 2016

Brote de zika: por qué los grupos pro aborto pueden aprovechar la emergencia

Expertos advierten que es el momento perfecto para que los activistas intensifiquen sus demandas contra la insuficiente respuesta de sus gobiernos frente a una crisis sanitaria que perjudicará a los infectados por el resto de sus vidas

miércoles 03 de febrero 201616:27
Crédito: Facebook Dejala Decidir

Luego de más de 4.000 casos de microcefalia –la condición congénita asociada al desarrollo incompleto del cerebro– en Brasil, alrededor de 2.100 en Colombia y muchos en aumento en el resto de América Latina, el brote del virus del zika acaba de ser declarado emergencia de salud pública por la OMS.

Expertos en salud pública coinciden en que la anticoncepción y el aborto son dos de las mejores herramientas para luchar contra las consecuencias de la epidemia de zika. Sin embargo, la mayoría de las naciones latinoamericanas prefieren guiarse por el credo cristiano, en lugar de preocuparse por la salud de sus habitantes, penalizando el aborto y decidiendo sobre el destino de miles de mujeres.

Un artículo del portal Huffington Post advierte que "es hora de que los gobiernos de América Latina comiencen a tratar el tema, actualmente inevitable, del aborto como un problema de salud pública" y dejen de lado el enfoque religioso conservador. Remarcó que es el momento perfecto para que los activistas de los derechos reproductivos intensifiquen y organicen las demandas contra la respuesta insuficiente de sus gobiernos frente a una crisis que afectará a los infectados por el resto de sus vidas.

La mayoría de los países de África, América Latina, Medio Oriente y Asia meridional tiene leyes de aborto graves. Desde 2 a 6 años de prisión en Filipinas, a una pena de 30 años en El Salvador. Teniendo en cuenta estos sistemas pobres de salud en los países y la falta de acceso al aborto seguro, incluso las mujeres con embarazos amenazantes deben arriesgar su vida, ya sea por llevar a término el embarazo o por la elección de un aborto inseguro.

El Salvador, Nicaragua, Chile y la República Dominicana prohíben el aborto sin excepciones o consideraciones para las víctimas de violaciones o anomalías fetales. Y mientras que la mejor respuesta a esta emergencia de salud seguramente se encuentra en una vacuna contra el zika, esa respuesta simplemente no está disponible ahora. Sin embargo, gobiernos como el de El Salvador tienden a hacer que suene como si la solución está en camino al decirles a las mujeres que no se embaracen hasta 2018.

LEA MÁS:

Embed

No sólo la comunidad internacional está lejos de una solución en este punto, pero posponer embarazos no es una opción para muchas mujeres de América Latina, incluso si lo quisieran.

Una mujer pobre que vive en una zona rural de su país –ya sea Brasil o Colombia– no sólo es más susceptible al virus (debido al clima tropical y la inaccesibilidad financiera a repelentes de insectos), sino que por lo general tampoco está lo suficientemente informada sobre métodos anticonceptivos y mucho menos es capaz de obtenerlos (legalmente).

Esta es la razón por la que el zika –así como otras enfermedades más infecciosas– es de nuevo una enfermedad que probablemente se enfoque más desproporcionadamente sobre los pobres.

A diferencia de otras infecciones, una mujer embarazada que contrae zika sufrirá sus efectos para el resto de su vida. Ella tendrá que cuidar de un niño probablemente muy limitado en las capacidades mentales y físicas, con recursos limitados, mal acceso a la asistencia sanitaria especializada y poco conocimiento sobre la condición con la que nació su hijo.

"Si los gobiernos de los países latinoamericanos afectados no cambian sus leyes sobre el aborto frente a esta crisis, hay muchas posibilidades de que el zika no sólo obligue a los países a verse ante miles de niños discapacitados, sino que los gobiernos también tendrán en su conciencia miles de muertes de mujeres debido a abortos inseguros", sostiene el artículo firmado por la periodista estadounidense Vijoleta Gordeljevic en Huffington Post.


Brote del Zika 1920 Brasil (1).jpg

La paradoja dentro de América Latina es que muchos de sus países abogan por la salud como un derecho humano. Afirman que cada miembro de la sociedad debe obtener los servicios que necesita para prosperar en buen estado de salud, tanto física como mental. Sin embargo, también son los países latinoamericanos como Ecuador que a pesar de sus gobiernos progresistas no parecen reconocer que la elección reproductiva de una mujer es parte de este derecho.

Los datos de 2008 indican que el 13% de las muertes maternas en todo el mundo se deben a abortos inseguros. Son decenas de miles de mujeres que mueren porque sus gobiernos, comunidades o círculos religiosos les privan de tomar sus propias decisiones reproductivas. "Criminalizar el aborto está poniendo a miles de vidas en riesgo todos los días y no reduce la probabilidad de que las mujeres que enfrentan un embarazo no planeado busquen los servicios de aborto. Todo lo que hacen es obligar a las mujeres a arriesgar sus vidas por buscar abortos inseguros", explicó Gordeljevic.

Como señaló la OMS en su informe de 2008 sobre los abortos inseguros, "el aborto seguro se ha convertido en un privilegio de los ricos, mientras que las mujeres pobres no tienen más remedio que recurrir a métodos inseguros". Es por ello que más del 80% de los abortos inseguros ocurre en países en desarrollo, con América Latina encabezando la lista.


Brote del Zika 1920 Brasil (3).jpg

Los activistas deben comprender el momento y luchar contra esta tendencia. Múltiples organizaciones en toda América Latina ya están haciendo su parte al exigir a sus gobiernos que los anticonceptivos y las pruebas tempranas de detección sean accesibles y así las mujeres tengan las herramientas necesarias para posponer embarazos o, una vez que ya están embarazadas, considerar un aborto seguro e informado. Las mujeres en las zonas tanto urbanas como rurales deben estar facultadas para defender este derecho humano y para decidir por sí mismas cuándo tener un hijo.

La evidencia sugiere que los abortos pueden reducirse cuando a las mujeres se les permite la anticoncepción, cuando las mujeres reciben educación sobre planificación familiar y cuando las clínicas de aborto están disponibles y económicamente accesibles (la liberalización de las leyes no es suficiente si los servicios de aborto no están accesibles para la práctica). Incluso en los países donde el aborto no es castigado por la ley, las mujeres a menudo tienen un acceso muy limitado a causa de la voluntad política.

Los gobiernos latinoamericanos deben dejar de criminalizar las preferencias de las mujeres sobre cómo vivir sus vidas y reconocer que las decisiones reproductivas de la mujer son parte del derecho a la salud que muchos líderes tan orgullosamente abogan para todos sus ciudadanos. Tras la anticoncepción, la discusión incluirá tarde o temprano el derecho al aborto. Y la crisis de zika provocó que se abogue por el derecho al aborto en caso de anomalía fetal. Activistas en Brasil han demostrado en 2012 que, dada una cantidad correcta de presión, los gobiernos pueden quitar restricciones al aborto en casos de anomalías. Es el momento de demostrar a las mujeres afectadas de toda América Latina que no tienen que hacer frente a esta crisis solas.

Comentarios