Reuters 163
Reuters 163

La alemana Angelique Kerber (N.7) dio la gran sorpresa al derrotar a la estadounidense Serena Williams (N.1) por 6-4, 3-6 y 6-4, y lograr el Abierto de Australia, este sábado en Melbourne.

Kerber, que evitó que Serena igualara a Steffi Graf con su 22º Grand Slam, se convirtió en la primera alemana en ganar uno de los grandes desde que la propia Graf venciera en Roland Garros 1999.

Es la primera alemana en ganar un Grand Slam desde Steffi Graf en 1999

En un espectacular partido que duró 2 horas y 8 minutos, Kerber supo templar los nervios en su primera final de un grande ante una Serena a la que de nuevo la traicionó la presión, cuatro meses después de caer en las semifinales del US Open ante la italiana Roberta Vinci.

 AFP 163
AFP 163

Atenazada, Serena empezó cediendo el saque y no logró levantarse en el primer set. Reaccionó en el segundo con una buena ración de sus ganadores (sumó 47, por 45 errores no forzados), pero Kerber no se dio por vencida.

LEA MÁS:

La tercera manga fue un auténtico espectáculo, con largos intercambios en los que la alemana de 28 años exhibió una gran capacidad defensiva para imponerse rompiendo el servicio a la leyenda del tenis, que deportivamente aceptó su derrota.

 Reuters 163
Reuters 163

Kerber, que estuvo cerca de la eliminación en su primer partido en Melbourne Park -salvó una bola de partido ante la japonesa Misaki Doi-, venció en el partido más importante de su carrera WTA, en un agónico tercer set que se alargó casi por espacio de una hora.

La estadounidense, de 34 años, no había cedido un set en las seis rondas previas hasta que el sábado perdió el primer del partido ante la alemana Kerber, séptima preclasificada que disputaba su primera final de un torneo del Grand Slam.