162
162

En medio de la detención de dirigente kirchnerista Milagro Sala, acusada de asociación ilicita por desviar fondos de viviendas, el gobernador Gerardo Morales se anotó ayer una victoria más en la provincia de Jujuy. Sus aliados peronistas del Frente Renovador y que integran la alianza "Cambia Jujuy" lograron arrebatar la presidencia del congreso del PJ jujeño al sector del Frente para la Victoria, que encabeza Eduardo Fellner, al reunir la mayoría de los delegados en un congreso partidario paralelo.


El peronismo massista, que lidera el vicegobernador Carlos Haquim, logró convocar a 91 congresales en la sede gremial de UPCN de San Salvador de Jujuy, donde eligieron al diputado provincial y aliado del frente Cambiemos, Marcelo Llanos, como presidente del congreso del Partido Justicialista local. Además, se designaron las autoridades de la junta electoral que fiscalizará las elecciones internas partidarias que se desarrollarán el próximo 20 de marzo.


La reunión, que superó el quórum necesario de representantes, se realizó con la certificación de escribanos públicos y dictó la amnistía total a los afiliados que se encontraban suspendidos durante el liderazgo de Fellner.


Desde el massismo aseguraron que el encuentro fue convocado a pedido de los propios congresales y que se cumplió bajo los requerimientos establecidos en la Carta Orgánica, por lo que aseguraron que el congreso fue "totalmente legítimo".


"En Jujuy ha triunfado el peronismo y se ha terminado el fellnerismo", dijo Llanos tras imponerse como presidente. "Empieza una nueva etapa en el partido. Agradezco a mis compañeros y al vicegobernador Carlos Haquim por todo el apoyo", agregó.


Haquim reinvidicó los alcances del evento y destacó que la mayoría de los asistentes "fueron puestos por Fellner" y que "acudieron de manera masiva y entusiasta" al congreso convocado por el massismo.


"Están hartos de los métodos que impusieron Fellner, (Guillermo) Jenefes y (Rubén) Rivarola, los compañeros mostraron su hartazgo de los aprietes, los condicionamientos, de un partido cerrado para tres personas", agregó.


Por su lado, el Frente Para la Victoria llamó también a un congreso del PJ con el objetivo de elegir autoridades, pero finalmente habrían conseguido el apoyo de menos de 30 congresales. En ese mitín político, hubo denuncias de querer meter a personas que se hacían pasar como delegados con opinión y voto.


Con la fractura hecha realidad, ahora se espera que el conflicto por el sello y el liderazgo del PJ jujeño termine definiéndose en los tribunales. Así lo ratificaron ambas facciones del peronismo provincial.


"Será la Justicia la que determine ya que es absolutamente anormal que, más allá de las razones, haya dos congresos dentro de un mismo partido", afirmó Eduardo Alderete, vicepresidente primero del partido justicialista fellnerista.