162
162
 162
162

Marco tiene 14 años, pero –a diferencia de muchos adolescentes de su edad– no le gusta pasar horas y horas jugando a la Play ni viendo la televisión. Desde niño se caracteriza por su amor a los perros, sentimiento que lleva a la acción cada vez que puede, y sus deseos de que ninguno de ellos viva en el abandono.


Para ello, él mismo se dio a la tarea de ayudar a cada perro que ve solo en la calle: se los lleva, les da de beber y comer, los "acondiciona" y les busca una familia para que vivan con ella como un miembro más.


En dialogo con Infobae, el niño proteccionista contó cómo fue la primera vez que decidió cambiar la vida de un animal: "Estaba con Franco, mi hermano, cortando el pasto en una casa y vimos una caja que estaba cerca; la abrí y vimos que adentro había tres perritos. Eran cachorros de pocas semanas. Entonces, entramos la caja a esa casa y después fuimos a la casa de Sole, mi cuñada. Llevamos allí a los perritos (ella también los ama) para limpiarlos y darles de comer. Luego les buscamos un hogar a todos". Ese primer rescate tuvo un final más que feliz porque los tres cachorros fueron adoptados por amigos de la familia. Pero la ayuda no se detuvo ahí: cada vez que Marco ve un perro en la calle se ocupa de él.