<div>Algunos gobernadores del PJ sostienen es que se les debería devolver unos 300.000 millones de pesos adicionales a lo que reciban este año</div> Veronica Jacobson 162
Algunos gobernadores del PJ sostienen es que se les debería devolver unos 300.000 millones de pesos adicionales a lo que reciban este año
Veronica Jacobson 162

En un año afectado por la pérdida de vitalidad de una economía que ya venía debilitada, pero que el atraso cambiario y la baja de los precios internacionales de las materias primas, la mayoría de las finanzas provinciales se vieron debilitadas. No obstante, un estudio privado detectó que el cuadro se agravó en muchos casos por la laxitud de la política laboral, tanto en lo que respecta a la incorporación de personal, como en el aumento de los salarios por sobre cualquier pauta salarial.

Así, la consultora NOAnomics comprobó que en el caso de "Neuquén se observó un aumento de 60%, seguida por Misiones 50%, Buenos Aires 48%, Salta 47%, Río Negro 46% y Mendoza 43 por ciento".

Las demás jurisdicciones operaron por debajo del promedio, del orden de 39% como registró el Gobierno nacional.

"Semejante incremento, del 8% en términos reales, esto es deducido el efecto de la inflación, no se presenciaba desde la última elección presidencial de 2011, año en el que el gasto en personal se incrementó 13% anual real", destaca el informe de la consultora que dirige el economista Félix Piacentini.

 162
162

Punto de inflexión para el nuevo año

El economista sostiene que "con el panorama descripto el frente salarial es el principal desafío fiscal que enfrentan las provincias en 2016", habida cuenta que la masa de remuneraciones pasó a representar entre el 45 y 68% del total de gastos de las jurisdicciones, fenómeno que impidió ejecutar obras de infraestructura básica para satisfacción de sus poblaciones en agua y cloacas, vivienda, escuelas, hospitales y servicios de seguridad física y de justicia.

Las provincias deberían cuidar que la masa salarial suba por debajo de la inflación para no agravar el rojo fiscal

Según el trabajo de NOAnomics "la única forma en que el consolidado de las 24 provincias pueda conseguir equilibrio fiscal es que el aumento de los gastos en personal no debe superar el 28% para todo el año, esto es dos puntos porcentuales por debajo de la tasa esperada de inflación".

Un ejercicio que hizo Félix Piacentini determinó que por cada punto porcentual de aumento adicional al tope de 28%, con inflación de 30%, significará un incremento del déficit fiscal agregado de las 24 provincias de unos $6.200 millones.

"En otras palabras, sin un ajuste fiscal real del 2% en el gasto de personal las provincias incurrirían en un nuevo incremento del déficit, luego del resultado negativo de $26.000 millones que habrían observado en 2015".