Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Política sábado 16 de enero 2016

"Por el camino en el que va Macri, la Argentina estará recuperada en 5 años"

Luis Rosales

Por: Luis Rosales

Así lo afirmó el profesor y economista experto en América Latina Lawrence Krohn en diálogo con Infobae. Advirtió una "retracción" del populismo en la región, pero aclaró que aún el ciclo no está terminado

sábado 16 de enero 201611:40
Para Lawrence, es difícil encontrar un aspecto positivo de la gestión kirchnerista.
Para Lawrence, es "difícil" encontrar un aspecto positivo de la gestión kirchnerista. Crédito: poza-garcía
Lawrence Krohn es una de los académicos estadounidenses que más ha estudiado la economía latinoamericana. Hace más de 25 años que dedica toda su energía a entender los avatares, las idas y venidas de esta región vecina, ubicada al sur de su país de origen. En forma intermitente, tanto en Wall Street como en el puesto de economista jefe de innumerables bancos y entidades financieras y de riesgo y como profesor e investigador en varias universidades. En el 2005, como corolario de toda una vida concentrada a la acción, decidió dedicarse a tiempo completo a la enseñanza y a la sistematización de los procesos que explican cómo una región tan rica en recursos naturales y humanos, con tantas posibilidades, no encuentra el camino hacia el desarrollo definitivo. Actualmente lo hace en Boston, desde la Fletcher School of Law and Diplomacy, la escuela de diplomacia y relaciones internacionales más antigua de los Estados Unidos, fundada en 1933 por las Universidades de Tufts, Harvard y Georgetown.

Es precisamente Fletcher la entidad que nos ha convocado ahora a Roma, donde por dos semanas más de sesenta alumnos senior de su maestría global, junto a profesores, egresados y directivos, provenientes de más de veinte países de todos los rincones del planeta, discutimos sobre las perspectivas del mundo que se vislumbra luego de París. Tanto en el aspecto positivo, cuando nos referimos a los acuerdos medioambientales firmados en la capital francesa, como lamentablemente también en lo negativo, cuando analizamos las consecuencias de los recientes atentados sangrientos del fundamentalismo islámico en la ciudad luz.

Aprovechamos un recreo en la apretada agenda de discusiones, que incluyen reuniones con la Presidente de la RAI, el Gran Rabino de Roma, imanes musulmanes, los directivos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), líderes y legisladores del Parlamento Europeo y del Senado de Italia, embajadores y altos dignatarios del Gobierno local y culminó este miércoles con un encuentro con el papa Francisco, para conversar con Lawrence Krohn sobre sus perspectivas ante la nueva etapa que vive la Argentina.

Desde una espectacular terraza romana y con la Basílica de San Pedro como fondo, Krohn señaló, sin tener prácticamente ninguna duda, que de seguir por este camino iniciado por el presidente Mauricio Macri, en aproximadamente cinco años, la Argentina podrá tener nuevamente una economía saludable. "Tu país tiene que hacer los deberes que se hicieron en Brasil en tiempos de [Fernando Henrique] Cardoso y que fueron continuados exitosamente en los primeros años de Lula [Da Silva]. Sólo así saldrá adelante".

Muy duro con lo que algunos entienden como la década ganada, sostuvo que no será fácil recomponer el enorme daño que hizo el kirchnerismo, tanto en la imagen y la reputación internacional del país como en prácticamente todas las variables y los indicadores de la economía. "El desafío que Macri tiene por delante es enorme, ya que tiene que atender tres frentes en forma simultánea: el déficit fiscal creciente, la excesivamente alta inflación y una serie de muy extendidos problemas estructurales que produjeron muy graves distorsiones en precios y mercados".

De todas formas es muy optimista teniendo en cuenta las primeras medidas y las designaciones en el equipo económico. "A [Alfonso] Prat-Gay no lo conozco en forma personal, pero creo que está muy bien orientado y la presencia de [Federico] Sturzenegger a cargo de la política monetaria es algo muy saludable. Toda una garantía de que las cosas se harán bien en esa materia".

Optimista como lo era hace casi ocho años con la economía de su país, cuando asumía la Presidencia Barack Obama, espera que los resultados en la Argentina sean mejores y que al fin de su mandato Macri pueda exponer resultados más eficientes que su colega norteamericano.

"Prat-Gay y Sturzenegger son una garantía que las cosas se harán bien"

"Estoy más optimista aún que en 1994, cuando todo parecía que iba sobre rieles respecto de tu país, ya consolidada por tres años la convertibilidad y antes de que el tequila y otras crisis empezaran a afectarla y dañarla. De todas formas, yo le recomendaría a Macri que no se pase al otro extremo, que encuentre un balance adecuado: deje que los mercados actúen libremente cuando convenga, sin ningún tipo de distorsión, pero use todo el poder del Gobierno cuando sea necesario. Eso sí, sólo por razones económicas y no políticas. Ese fue el principal error del kirchnerismo, intervenir y distorsionar los mercados por temas políticos. Después no se sabe cómo salir".

Cree también que Macri merece una oportunidad en lo que se refiere a su estilo de conducción, al señalar que en los últimos años los líderes políticos de Argentina no fueron muy buenos y exitosos, por lo que tal vez este tipo de liderazgo empresarial pueda funcionar. El antecedente de Chile con [Sebastián] Piñera no es malo y demuestra, según Krohn, que un empresario poderoso puede ser también un buen presidente.

Consultado sobre si puede rescatar algo positivo de los doce años de kirchnerismo, afirma que en lo político, sobre todo en los primeros años de Néstor Kirchner, se logró recuperar la autoridad presidencial y estabilizar al país, lo que no es poco, pero en lo económico es difícil de señalar algún aspecto constructivo. Piensa que muchas medidas tuvieron buenas intenciones, pero se implementaron muy mal y produjeron resultados muy negativos. "Cristina [Kirchner] era realmente una líder carismática, pero confundió el camino. Si bien es cierto que se preocupó mucho por los que menos tienen, había infinidad de formas más eficientes para hacerlo. Ellos fueron muy buenos distribuyendo riqueza en tiempos de vacas gordas, pero cuando la bonanza se terminó, no supieron cómo generar prosperidad".

Krohn no cree que la elección argentina ni la derrota de Nicolás Maduro impliquen el fin del populismo en América Latina, aunque ahora pueda enfrentar una época de retracción. De hecho, en Argentina el kirchnerismo obtuvo casi la mitad de los votos y en Venezuela el chavismo seguirá en el poder por varios años. Señaló también que por más que algunos países están funcionando bastante bien, como Chile, Perú, Colombia y Uruguay, para que toda la región despegue en forma definitiva y pueda competir con otras, como el Extremo Oriente, tiene que dejar de ser tan dependiente de los precios de las materias primas. Un factor que hace prever además que la situación no será tan positiva, especialmente en Sudamérica, durante los próximos años.

Pero volviendo a Macri y sus primeros pasos, otra sugerencia es que siga con medidas de fondo. Con anuncios marketineros o acciones de relaciones públicas no alcanza para regenerar la confianza en los mercados. La Argentina tiene que persistir por varios años mandando buenas señales para revertir más de una década de todo lo contrario.

"Mucha gente en los Estados Unidos ama a la Argentina y a los argentinos, hay un muy buen preconcepto de ustedes, a pesar de que muchas veces esto no sea recíproco, principalmente desde su Gobierno", afirma Krohn. "El hecho de que Macri sea un hombre de negocios puede ayudar y esto es algo que el nuevo Gobierno tiene que saber aprovechar al máximo".

En ese sentido, estima que también es necesaria la colaboración de los que se fueron, al menos que no pongan palos en la rueda: "Una muy mala señal que se envío fue la sensación de que Cristina se propuso boicotear la asunción de la nueva administración. Realmente no se entendió para qué lo hizo", finalizó Krohn, a punto de retomar sus clases en un bucólico atardecer romano.

Ver más:

,

Comentá