Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Economía martes 12 de enero 2016

Para The Wall Street Journal, arreglar con los holdouts es crucial para la economía

El diario norteamericano señaló que habría más oferta de dólares para empresas y para financiar al Tesoro en caso de lograr una solución

martes 12 de enero 201619:34
Crédito: NA
"Poner fin a la larga saga es considerado crucial si el señor Macri quiere impulsar una economía estancada sumido en una inflación de dos dígitos impulsado por las políticas de gasto generosas de su predecesor, Cristina Kirchner, y cojeando por la falta de acceso a los mercados de capitales. Un acuerdo reduciría los costos de endeudamiento para el gobierno y las corporaciones mientras Macri busca revertir 12 años de políticas populistas", sentencia un artículo del diario The Wall Street Journal, con respecto al inicio de las negociaciones entre la Argentina y los holdouts que se dará este miércoles.

"Pero las negociaciones también conllevan un riesgo político para un gobierno incipiente en un país donde muchos consideran que los acreedores 'buitres' van a destripar a la Argentina", acota el diario estadounidense.

El gobierno del presidente Mauricio Macri comenzará este miércoles las negociaciones con los holdouts para poner fin a "una larga y amarga disputa y permitir al país a recurrir a los mercados financieros, por primera vez en años, ayudando a que su economía se recupere", dice Wall Steet Journal.

"Estamos dispuestos a llevar el asunto a su fin y negociar una solución", dijo Macri el martes. "Espero que podamos dejar rápidamente este problema detrás porque limita nuestra capacidad de crecer", agregó el presidente.

Los funcionarios se reunirán en Nueva York con los tenedores de bonos que habían rechazado las reestructuraciones de deuda anteriores. La reunión incluirá al secretario Finanzas de Argentina, Luis Caputo, fondos buitre de Estados Unidos que demandaron con éxito a la Argentina, y Daniel Pollack, un mediador designado por el juez de distrito Thomas Griesa, quien ha supervisado el caso.

Los abogados de un grupo de pequeños acreedores argentinos que también ganaron sentencias de los tribunales en los EE.UU., donde se emitieron los bonos, también participarán.

"Todo el mundo quiere una solución", dijo Claudio Loser, economista argentino y ex director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional. Señaló que el gobierno "quiere resolver el problema, pero políticamente no quieren aparecer como que se venden a los buitres".

El conflicto tiene su origen en el incumplimiento USD 100.000 millones de la deuda de 2001. El gobierno convenció a los inversores en 2005 y 2010 para canjear casi el 93% de los bonos en default de deuda nueva por valor de unos 33 centavos de dólar.

Los titulares del 7% restante de los bonos han realizado juicios con la esperanza de un mejor trato. Entre ellos, fondos como Elliott Management Corp., que está encabezado por el destacado donante republicano Paul Singer, y Aurelius Capital Management LP.

Los holdouts también incluyen miles de acreedores más pequeños en Argentina y Europa que compraron los bonos soberanos antes del default. Un acuerdo con todos los acreedores no aceptantes podría costar a la Argentina alrededor de USD 10.000 millones, según los economistas.

Guillermo Nielsen, ex secretario de Finanzas quien dirigió la reestructuración de 2005, dijo que "Argentina no puede pagar en efectivo la deuda, va a tener que pagar en bonos". "Va a haber una negociación sobre qué tipo de bonos Argentina va a utilizar para hacer los pagos", agregó.

Las conversaciones han aumentado las esperanzas de los acreedores que no aceptaron los canjes como Carlos Ulla, que ha esperado casi 15 años para que la Argentina le devuelva los ahorros que él y su difunto padre perdieron con el default.

Daniel Pollack 1170 4
Daniel Pollack, el mediador nombrado por Griesa.<br>
Daniel Pollack, el mediador nombrado por Griesa.

"Hay un montón de esperanza desde la elección de Mauricio Macri porque es evidente que este es un gobierno que está interesado en regresar a los mercados internacionales", dijo Ulla, un abogado de 57 años de edad, de la ciudad del noreste de Argentina de Santa Fe. "Espero recibir el 100%", dijo.

Un acuerdo probablemente requerirá la aprobación de los legisladores para revocar el impidemento de la Argentina de proporcionar a los holdouts mejores condiciones que las reestructuraciones anteriores. Eso podría ser un desafío en un Congreso lleno de kirchnerista.

Axel Kicillof, el ex ministro de Finanzas Cristina Kirchner y un actual diputado nacional, describió a los acreedores "intransigente" y sus demandas como "injustas". "Si el gobierno va y negocia, eso no me parece malo", dijo Kiciloff en una entrevista a The Wall Street Journal. "Sería malo si van en contra de los intereses de la Argentina", añadió.

Arturo Porzecanski, profesor de economía internacional en la Universidad estadounidense que ha seguido de cerca la disputa de bonos, duda de que haya una solución rápida. También se refirió a los recientes esfuerzos del gobierno de Macri para asegurar un préstamo de los bancos internacionales por valor de unos USD 5.000 millones para el Banco Central. Dice que con eso envían un mal mensaje a los acreedores porque buscan eludir las sentencias. "Eso me hace escéptico de que con uno o dos viajes a Nueva York vayan a fumar la pipa de la paz", dijo.

La perspectiva de que Argentina solucione el tema de la deuda significará nuevas ofertas de deuda de los mercados emergentes, dice Gorki Urquieta, co-director del equipo de deuda de mercados emergentes de Neuberger Berman, que posee bonos argentinos que fueron canjeados por la deuda en default.

Alberto Bernal, jefe de mercados emergentes y estratega global de XP de Valores con sede en Miami, dice que muchos inversores internacionales estarían felices de financiar empresas argentinas si se alcanza un acuerdo. Él espera un acuerdo este año, pero dice que requeriría que los acreedores acepten menos que el valor total de sus bonos.

"Eso no va a funcionar", agregó Horacio Vázquez, un ingeniero eléctrico de 59 años de edad, quien perdió USD 73.000 y su trabajo en el 2001 por el default. Meses antes, había invertido en bonos soberanos después de ver los anuncios del gobierno.

The Wall Street Journal dice que "los años que siguieron lo vieron (a Vázquez) luchar por sus ahorros, que atrajo el desprecio de un gobierno que él y otros pequeños inversores argentinos como antipatriotas". "Esto ha pasado de ser una necesidad económica a una lucha por principios", dijo en un café de Buenos Aires. "Después de esperar 14 años, si el gobierno no ofrece algo convincente, continuaremos sin un acuerdo", agregó.

Comentá