Buscar en Infobae

Sociedad viernes 08 de enero 2016

Disfrutaban de un safari con su pequeña cuando dos monos dieron rienda suelta al amor

Ocurrió cerca de Liverpool. La hija iba al lado de su madre, mientras su padre grababa el recorrido. Dos fogosos animales treparon a su capó y no tuvieron ningún tipo de inhibiciones

viernes 08 de enero 201612:05
Dos monos del Knowsley Safari Park dieron lugar a la pasión en frente de la familia Hennessy
Dos monos del Knowsley Safari Park dieron lugar a la pasión en frente de la familia Hennessy
Dos monos del Knowsley Safari Park dieron lugar a la pasión en frente de la familia Hennessy Crédito:
Dos apasionados monos asustaron a una pequeña niña en un parque temático de Merseyside, cerca de Liverpool, cuando resolvieron dar rienda suelta a sus instintos más naturales. La situación quedó registrada por su padre, que grababa lo que debía ser un pedagógico paseo en familia. Sin embargo, la menor quedó aterrorizada por el espectáculo que los desinhibidos animales le ofrecieron sin previo aviso, ante las carcajadas de sus padres.

El hecho ocurrió ayer, cuando Andrew y Natalie Hennessy decidieron visitar con Gracie (4 años) el Knowsley Safari Park para ver la variedad de monos y otros animales salvajes que conviven allí. En un momento determinado, dos animales se subieron al capó del vehículo BMW que conducía la madre de la pequeña, miraron fijo a sus ocupantes y comienzaron el fugaz acto sexual ante la vista de todos.

mono sexo auto 1920
El video fue subido al perfil de Facebook y en pocas horas recibió millones de visitas. El llanto de la pequeña que no entendía qué ocurría pronto se volvió viral. Como también el hecho de que los monos dieran rienda suelta al amor sin importar la hora ni el lugar, en el recalentado capó del automóvil.

LEA MÁS:
Embed

El apasionado encuentro lo escucharon todos.

Posted by Infobae América on jueves, 7 de enero de 2016
En la grabación puede escucharse a Andrew en un grito desesperado intentando impedir lo inevitable: que el macho se avalanzara sobre su compañera. "¡No, no, no!", es el alarido que lanza al aire el hombre segundos después de ordenarle a su hija que se tapara los ojos para que no viera el miembro eréctil del mono en primer plano.

"No esperábamos que eso ocurriera. Saltaron sobre el capó y estuvieron dando vueltas. Luego fueron por eso. Natalie y yo no sabíamos qué pensar, pero lógicamente lo encontramos gracioso. Gracie, por otro lado, tenía una cara fulminante. Su mamá me gritaba que le sacara una foto porque tenía una cara de mucho disgusto", contó contento Andrew, el casual camarógrafo triple X.



Ver más:

,

,

Comentarios