Boca está arrancando con el pie en el acelerador un 2016 en el que tiene una única obsesión: tomarse revancha en la Copa Libertadores, luego de haber sido eliminado por la Conmebol en la última edición como consecuencia del episodio del gas pimienta ante River. Y no están escatimando en esfuerzos para complacer a Rodolfo Arruabarrena: se sumaron Jonathan Silva y Leo Jara de forma temprana, mientras que en las últimas horas se sumó a la pretemporada nada más ni nada menos que Daniel Osvaldo.

Fue precisamente la vuelta del Loco lo que terminó de sembrar la alegría en Cardales, donde las sonrisas brotaban por doquier. Pero en las últimas horas la alarma se encendió y la preocupación se instaló. ¿Qué sucedió? Cristian Erbes abandonará la concentración como consecuencia de la tendinitis en su rodilla izquierda que lo tiene a maltraer hace ya varios meses.

El Pichy ya había sabido visitar a un médico en Estados Unidos a fines de noviembre, pero una nueva recaída lo hará volver a armar las valijas para partir a suelo norteamericano. Allí permanecerá alrededor de diez días para someterse a un tratamiento similar al que se realiza en los factores de crecimiento, según informaron en Un Buen Momento de La Red.

Como serán alrededor de dos meses más los que estará fuera de las canchas de mínima y, a su vez, Fernando Gago aún trabaja en la recuperación de la desinserción del tendón de Aquiles que padeció allá por septiembre en el Superclásico; el Vasco ya comienza a analizar la posibilidad de pedirle a la dirigencia una incorporación en el mediocampo para que pueda ser reemplazante de Andrés Cubas.

¿Lo complacerán?