AP 163
AP 163

De acuerdo con el primer sondeo realizado en 2016 por el organismo emisor entre economistas del mercado, el Producto Interior Bruto (PIB) de la mayor economía latinoamericana se contraerá este año un 2,95% y la inflación llegará al 6,87 por ciento.

Estas previsiones son peores que las realizadas en la última semana del año pasado, cuando los analistas esperaban una caída del 2,81% en 2016 y un aumento de precios del 6,86 por ciento.

LEA MÁS:

Las proyecciones figuran en el Boletín Focus, una publicación semanal del Banco Central que incluye una encuesta realizada a un centenar de expertos de instituciones financieras privadas sobre el estado de la economía nacional.

Pese a las previsiones pesimistas para 2016, las proyecciones son mejores que las calculadas para 2015, año que, según las últimas previsiones, terminó con una contracción económica del 3,71% y una inflación del 10,72%, la mayor en 13 años.

Pese a que el incremento de precios cederá desde el 10,72% en 2015 hasta el 6,87% en 2016, en ambos años superará el techo máximo tolerado por el Gobierno.

La meta de inflación del país es del 4,5% anual, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, por lo que sólo se acepta que llegue a un máximo del 6,5 por ciento.

Brasil concluyó 2014 con una inflación del 6,41%, por encima de la de 2013 (5,91%) pero por debajo del techo del Gobierno.

 163
163

De confirmarse las proyecciones, además de sufrir la mayor caída desde 1990, cuando la economía se contrajo un 4,35%, el PIB de Brasil encadenará dos años consecutivos de crecimiento negativo por primera vez desde 1948.

Los datos confirman la percepción de los economistas de que Brasil enfrenta su peor recesión en décadas, y que la situación continuará siendo grave en 2016.

La economía brasileña acumuló este año tres trimestres consecutivos de crecimiento negativo y sufre con una inflación y un desempleo crecientes, así como con un déficit récord en las cuentas públicas. Un panorama que llevó a dos agencias de calificación a retirarle al país el grado de inversión, que lo garantizaba como buen pagador.

Para intentar enderezar el rumbo, el Gobierno anunció un profundo ajuste fiscal, con reducción de gastos y aumento de impuestos, que inicialmente puede agravar más el ya preocupante escenario y que no ha sido totalmente aprobado por el Congreso debido a la crisis política del país.

 163
163