Reuters 163
Reuters 163

Al igual que en una carrera de Fórmula 1, todo el entorno estaba teñido de rojo para celebrar el debut de Ferrari en la Bolsa de Milán. Pero el derrumbe de los recintos de cotizaciones asiáticos y europeos le jugó una mala pasada al Cavallino Rampante, y lo que empezó como una fiesta casi termina en pesadilla.


Ferrari debutó con un precio de salida de 43 euros por acción y, aunque aceleró hasta los 43,24 euros en los primeros minutos de cotización, acto seguido su precio cedió hasta los 41,75 euros y sus títulos fueron

suspendidos momentáneamente al llegar a perder un 3,9 por ciento

.



Sin embargo, durante esta primera sesión del año, Ferrari en su estreno evitó al final de la jornada cerrar en negativo y logró al final remontar y

revalorizarse el 0,5%

hasta alcanzar los 43,67 euros.

LEA MÁS:

Ferrari cotizará en solitario ya que acaba de ser separada del grupo ítalo-estadounidense Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y estará controlada por la sociedad de cartera Exor, de la familia Agnelli.

La Bolsa de Milán, que abrió en rojo en esta primera sesión del 2016, es el segundo mercado de valores donde cotizará la casa de Maranello, ya que también está presente en Wall Street.

 Reuters 163
Reuters 163

Invitados de lujo

En la ceremonia de inicio de cotización participaron el presidente de FCA, John Elkann, y el de Ferrari, Sergio Marchionne, quien en el libro de honor de la Bolsa escribió: "Una nueva meta, un nuevo comienzo".

"Para Ferrari, competir en la Bolsa de Milán es como regresar a los orígenes", aseguró Marchionne.

También asistió el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, quien agradeció a los directivos de Ferrari su decisión de cotizar en Milán y expresó su deseo de que en 2016 su país "corra más rápido que el resto".

En una rueda de prensa posterior a la ceremonia, Marchionne restó importancia a los primeros datos de Ferrari en Milán ya que, en su opinión, "se necesita tiempo" para valorar su evolución.

 Reuters 163
Reuters 163

"El cierre del mercado de hoy no creo que signifique nada. Debemos esperar que en las próximas semanas desaparezcan las interferencias. Esperamos que se ordenen. Se necesitará tiempo", agregó la máxima autoridad de la marca italiana.

En lo deportivo, Marchionne mostró su deseo de que el 2016 sea el año en el que Ferrari "regrese a la cumbre de la Fórmula 1".

"El equipo es fuerte y cohesionado, nos falta poco. Estamos trabajando mucho, con competitividad, para volver a ser el equipo a batir, tal y como nuestra historia exige", aseguró.

Además explicó que se ha obedecido "todo" lo que el jefe del equipo, Maurizio Arrivabene, ha solicitado y que "el único objetivo verdadero es volver a llevar el título a Maranello".

 Reuters 163
Reuters 163

Un apoyo fundamental

La cotización de Ferrari en el índice FTSE MIB de la Bolsa de Milán ha sido acogida por la prensa especializada como una puesta en valor del sector manufacturero italiano.

Tras la separación societaria entre FCA y Ferrari, todas las acciones del grupo ítalo-estadounidense en la compañía del Cavallino Rampante pasaron a una nueva empresa holandesa, FE Interim B.V, constituida recientemente para este fin.

La escisión forma parte de una serie de operaciones dirigidas a separar la participación de FCA en la mítica casa de Maranello, y a distribuir sus acciones entre los accionistas del grupo.

En la práctica los socios de FCA se quedarán con el 80% de Ferrari y los mandos seguirán estando controlados por la familia Agnelli, que de facto la controlará a través de su sociedad de cartera Exor con el 33,4% de las acciones con derecho de voto.

 Reuters 163
Reuters 163