Una ejemplar historia de vida tiene como protagonista excluyente a Hernán Lewin, el presidente de Temperley, a raíz de la decisión de donarle un riñón a su hijo Laureano de 9 años. Como el niño sufre una enfermedad congénita en las vías urinarias, el dirigente tomó una decisión emocionante.


Para el líder de la Comisión Directiva del Gasolero, clave con su gestión para devolver a la institución a la elite del fútbol argentino, se trata del partido más importante de su vida. "Los médicos trataron de evitar el trasplante pero tras varios años de espera decidieron hacerlo porque ya no había más opción", expresó.


Además, en diálogo con Toda Pasión, Lewin reveló que tanto él como su esposa eran compatibles para la operación pero "decidimos que sea yo porque el grado de compatibilidad es mayor que el de mi mujer".


La operación será mañana a las 8 en el Hospital Italiano y las muestras de apoyo se acumularon con el correr de las horas en las redes sociales. Uno de los mensajes más gratificantes fue compartido por Federico Crivelli, el arquero titular del elenco del Sur, dándole fuerza a los "dos guerreros".