La célula yihadista que pergeñó este atentado frustrado -y que se iba a cometer apenas cuatro días después de la masacre de París, en la que murieron 130 personas- sigue sin embargo en libertad y podría perpetrar ataques, agrega el diario alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung (FAS).

El plan era detonar tres bombas dentro del estadio IDH Arena de la ciudad germana de Hannover mientras se jugaba el partido de fútbol amistoso entre Alemania y Holanda, otra en una parada de autobús y una última en una estación de tren, según informaron los servicios secretos franceses y cuyos datos fueron trasladados a sus colegas alemanes.

LEA MÁS:

La información aportada incluye las identidades de los sospechosos, hasta ahora fuera del radar de la inteligencia germana, que ha elevado la vigilancia a los considerados islamistas peligrosos con el objetivo de dar con los sospechosos.

Otro periódico alemán, el Hannoversche Allgemeine Zeitung, ya había adelantado el viernes pasado, citando a la inteligencia francesa, que la célula yihadista que presuntamente pretendía atentar durante el amistoso Alemania-Holanda estaba compuesta por cinco personas y quería detonar cinco explosivos.

Además, aseguraba también que el líder de esta supuesta célula tiene nacionalidad germana, pero no aporta más datos sobre las identidades de sus integrantes.

La Fiscalía General alemana asumió el jueves la investigación de los hechos ocurridos el martes pasado en torno al partido de fútbol amistoso y su suspensión por la amenaza yihadista, por un presunto delito de formación de una asociación terrorista.

El encuentro deportivo se suspendió a última hora por "indicios concretos" de que se iba a producir un ataque con "explosivos", según la policía de Hannover.

El gobierno germano respaldó de forma unánime la decisión tomada en ese momento, una hora y media antes del inicio previsto, pero sin querer entrar en detalles.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad alemanas, que desplegaron un fuerte operativo en Hannover con motivo del partido,

no incautaron explosivos

-pese a varias falsas alarmas-

ni tampoco

llevaron a cabo

detenciones.

El FAS indica que la célula, ante la alerta,

"reservó"

las bombas para

otra ocasión.