A pesar de los atentados en París que conmovieron al mundo, la selección de Francia viajó a Londres para disputar un amistoso frente a Inglaterra. La victoria ante Alemania en el Stade de France fue una anécdota, dado que la ciudad quedó anonadada por las 132 víctimas.

El homenaje de todos los hinchas británicos, quienes cantaron La Marsellesa, el minuto de silencio y los colores rojo, azul y blanco conformaron el momento más emotivo de un partido que debió tener el mismo destino que el de Bélgica y España, y el de los germanos frente a Holanda: la suspensión.

Salvo por las intervenciones de Rooney, Sterling y Martial el espectáculo careció de emociones. Sin situaciones claras, todo indicaba que se iban a ir al descanso con el marcador intacto. Sin embargo, una genialidad de Bamidele Alli hizo delirar a más de 90.000 aficionados con un bombazo que dejó sin posibilidades a Lloris: 1 a 0.

En el complemento los de Roy Hodgson salieron al campo con la intención de liquidar el pleito y una combinación entre los atacantes de Manchester City y United gestó el 2 a 0. El preciso centro del moreno y la potente definición del oriundo de Liverpool conformaron el grito de Yes en el mítico estadio de Wembley.

Naturalmente, el resultado pasará al olvido, dado que el clima enrarecido será lo que marcará el compromiso que nunca debió disputarse. La desconcentración de los protagonistas desvirtuó un choque que en otro contexto hubiese sido sinónimo de entretenimiento.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com

El resto de los amistosos del día:

Rusia 1-3 Croacia

Turquía 0-0 Grecia

Luxemburgo 0-2 Portugal

Eslovaquia 3-1 Islandia

Polonia 3-1 República Checa

Italia 2-2 Rumania

Austria 1-2 Suiza

Alemania – Holanda (Suspendido)

Bélgica – España (Suspendido)